Recientes

Actualización en síndrome febril sin foco

Dorney K, Bachur RG. Febrile Infant update. Curr Opin Pediatr. 2017 Jun;29(3):280-285

La mayoría de los servicios de Urgencias se guían por protocolos establecidos para la evaluación y estratificación del riesgo del lactante con síndrome febril sin foco. El manejo de aquellos con buen estado general, mayores de 28 días sigue generando controversia. Ha habido un cambio en la epidemiología de la infección bacteriana grave con una disminución importante en su incidencia. E. coli continúa siendo el patógeno más prevalente en sangre, orina y LCR en lactantes entre 7-90 días. La ITU por E. coli se puede asociar además a bacteriemia y a meningitis. Uno de los algoritmos más recientes (“Step by step”) considera a los niños de bajo riesgo si cumplen los siguientes criterios: buen estado general, ser mayor de 21 días, ausencia de leucocituria, PCT <0.5ng/ml, PCR <20mg/l y cifra de neutrófilos <10000. Pero presenta limitaciones y uno de los aspectos más controvertidos suele ser la realización de punción lumbar (PL) en niños con buen estado general mayores de 21 días. En un estudio de 1975 lactantes, 11 fueron diagnosticados de meningitis bacteriana (9 menores de 21 días y 2 con mal estado general), por lo que sugieren los autores que no sería necesaria la PL en niños con buen estado general mayores de 21 días. Sí se debe considerar la realización de la misma en aquellos niños con sospecha de ITU debido a la asociación conocida con meningitis.

La ITU continúa siendo la causa más frecuente de infección bacteriana grave. El análisis de orina no siempre se trata de un predictor fiable ya que en un estudio retrospectivo en lactantes de 2 meses, se vio que solo un 69% de los urocultivos positivos se precedieron de análisis alterado. Un reciente estudio de 2700 lactantes menores de 3 meses plantea la importancia de la concentración urinaria para interpretar el urinoanálisis, eligiendo un límite de leucocitos menor en orina diluida y mayor en orina concentrada para una aproximación diagnóstica más fiable.

Siguen surgiendo nuevas propuestas con el fin de identificar a aquellos lactantes con más riesgo de infección bacteriana grave, los más novedosos incluyen el análisis de la respuesta específica que el patógeno provoca en el huésped, lo que se conoce como “RNA biosignatures”, que ya ha demostrado en varios estudios sensibilidad entre 87-100% y especificidad entre 89-96%.

Laura Gómez Recio
Médico Interno Residente de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Últimos Tweets