Recientes

Cólicos del lactante: últimas líneas de investigación

Cólicos del lactante: últimas líneas de investigación

Sung V, Cabana MD. Probiotics for Colic. Is the Gut Responsible for Infant Crying After All? J Pediatr. 2017;191:6-8

Los cólicos del lactante son una patología muy frecuente cuya etiología no está aclarada. Aunque se ha relacionado con el aparato digestivo no se ha podido demostrar. En los últimos años numerosos estudios se han centrado en su relación con la microbiota intestinal, la inflamación y el eje intestino-cerebro. El papel del probiótico Lactobacillus reuteri también se ha evaluado extensamente.

Al menos una docena de estudios de casos y controles han indicado diferencias en la microbiota intestinal entre los bebés con y sin cólicos. Los niños con cólicos tendrían menos Lactobacilus, o al menos diferentes patrones, y más gérmenes Gram (-) como E. Coli. En otros estudios los Bifidobacterium se han descrito como protectores contra el llanto, y el Helicobacter pylori y Clostridium difficile se han encontrado en proporciones más altas en niños con cólico.

La fisiopatología se ha intentado explicar a través de la inflamación intestinal: la calprotectina es un marcador inflamatorio intestinal, que se ha encontrado aumentado en niños con cólicos (Rhoads et al.) aunque no ha sido confirmado en otros estudios. Partty et al. incluso sugirieron que los bebés con cólico tenían inflamación sistémica de bajo grado. A este respecto una hipótesis sobre la utilidad de los probióticos es que pueden desempeñar un papel en el cólico infantil al modificar la microbiota intestinal, reduciendo la inflamación intestinal y, por lo tanto, reduciendo el llanto.

L reuteri DSM17938 es la cepa mejor estudiada, aunque sus resultados no son uniformes ni concluyentes. En el estudio de De Fatheree y cols. publicado este mismo mes (Fatheree NY, Liu Y, Taylor CM, et al. Lactobacillus reuteri para bebés con cólico: un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo. J Pediatr. 2017;191:170-178) aunque con algún problema metodológico, se ha documentado por primera vez en lactantes con cólico la existencia de neutropenia, trombocitosis y niveles elevados de calprotectina fecal que se normalizan al disminuir el llanto.

Quizás como dicen los autores los griegos tenían razón y el origen de los cólicos es intestinal.

Ángel Martín Ruano
Pediatra de EAP. CS Miguel Armijo. Salamanca
Profesor Asociado. Facultad Medicina. Universidad de Salamanca

Últimos Tweets