Actualidad

La contaminación atmosférica en torno a patios y edificios escolares: un daño evitable

1 Jul 2024 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Noticias

Precio especial en las inscripciones al congreso de la SEPEAP

Mahfouz Y, Tydeman F, Robertson M. Investigating the air quality surrounding new schools in England: polluted playgrounds and school buildings are a source of avoidable harm. Arch Dis Child. 2024 May 17; 109(6):483-487

https://adc.bmj.com/content/109/6/483.long

El objetivo de este estudio realizado en Reino Unido fue evaluar los niveles de contaminación en los emplazamientos de nuevas escuelas y si es probable que los alumnos estén protegidos de los riesgos que conlleva estar expuesta a contaminación ambiental.

La contaminación atmosférica perjudica la salud de los niños al aumentar las tasas de infección de las vías respiratorias, las exacerbaciones del asma, las alergias y los cánceres infantiles. Además de peores resultados neurocognitivos y enfermedades multisistémicas en la edad adulta.

Se obtuvo una lista de las 187 nuevas escuelas propuestas en Inglaterra desde 2017 hasta 2025 y se encontraron las ubicaciones para 147 de ellas. Se evaluó la calidad del aire con respecto a los objetivos de calidad del aire de la OMS y el percentil de calidad del aire de la ubicación en relación con los niveles de contaminación en todo el Reino Unido.

El análisis reveló que el 86% de las nuevas escuelas (126/147) superaban los tres objetivos de la OMS, y todas las ubicaciones superaban al menos uno. A nivel nacional, el 76% (112/147) de los emplazamientos se encontraban en el percentil de contaminación 60 o superior. En Londres, el percentil de contaminación medio era el 90, con un mínimo de 76 y un máximo de 99 (IQR=83 a 94).

Las orientaciones para las propuestas de escuelas no incluyen ningún requisito para evaluar la calidad del aire en el emplazamiento identificado. Las normas de construcción tampoco tienen en cuenta lo extendida que está la mala calidad del aire y subestiman significativamente los niveles de los principales contaminantes atmosféricos en los alrededores de los centros escolares. Por lo tanto, es poco probable que se adopten medidas adecuadas para reducir la exposición de los alumnos y el personal.

La evaluación de la calidad del aire debería ser obligatoria en la fase de propuesta y planificación de cualquier nuevo edificio escolar, para prevenir enfermedades y morbilidades futuras en nuestros niños en edad escolar.

Cintia Irene Álvarez Smith

Residente de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Descuentos para socios

Otras noticias que te pueden interesar

Congreso SEPEAP 2024 - Valencia