Actualidad

Exposición temprana a animales y riesgo de asma en la infancia

5 Jun 2020 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Actualidad Grupo de Trabajo Asma y Alergia, Carrusel

Ojwang V, Nwaru B I, Takkinen H M, et al. Early Exposure to Cats, Dogs and Farm Animals and the Risk of Childhood Asthma and Allergy. Pediatr Allergy Immunol. 2020 Apr;31(3):265-272

La exposición a mascotas domésticas y animales de granja durante las primeras etapas de la vida parecen proteger contra el asma y las alergias en la infancia. Sin embargo, las conclusiones de los estudios y las revisiones sistemáticas hasta ahora han sido inconsistentes. El objetivo de este estudio es investigar asociaciones independientes y sinérgicas entre la exposición a mascotas de interior y animales de granja durante la infancia y el riesgo de asma y alergia a los 5 años.

Se estudió a 3781 niños que participaron en el estudio finlandés de nutrición y predicción de diabetes tipo 1 (DIPP). A los 5 años, se administró una versión validada del cuestionario International Study of Asthma and Allergies in Childhood para recopilar información sobre el asma y las enfermedades alérgicas, y la exposición a mascotas de interior y animales de granja durante el primer año de vida. Se obtuvo una muestra de sangre de cada niño para la medición de inmunoglobulina E (IgE) circulante frente a los alimentos y alérgenos inhalantes.

La positividad se definió como valores de ≥0.35 KU/L a cualquiera de los alérgenos analizados: huevo, leche de vaca, pescado, trigo, ácaros del polvo doméstico, gato, hierba timotea y alérgenos de abedul. La prueba de Chi-cuadrado de Pearson o la prueba exacta de Fisher se utilizaron para examinar la asociación entre las características demográficas y los resultados de alergia y asma.

La regresión logística se utilizó para estudiar las asociaciones entre las variables de exposición y los resultados de alergia (rinitis alérgica, atópica, eczema y sensibilización atópica), mientras que la regresión de Cox de riesgos proporcionales se utilizó para estudiar la asociación entre las variables de exposición y el asma.

Tener un perro en casa se asoció de forma inversa con el riesgo de asma (HR 0,60; IC 95%, 0,38-0,96), rinitis alérgica (OR 0,72; IC 95%, 0,53-0,97) y sensibilización atópica (OR 0,77; IC 95%, 0,63-0,96). Tener un gato se asoció con una disminución del riesgo de eccema atópico (OR 0,68; IC 95%, 0,51-0,92). Visitar un establo o cualquier edificio con animales de granja durante el primer año de vida no se asoció con ninguno de los resultados. Además, no hubo asociación sinérgica entre tener un perro y un gato en el domicilio junto con visitar dichos edificios con animales de granja y cualquiera de los resultados.

Este estudio concluye que tener un perro o un gato en casa durante el primer año de vida puede proteger contra el asma y las alergias infantiles. Sin embargo, tiene algunas limitaciones, por lo que futuras investigaciones deberían intentar identificar las exposiciones causales específicas conferidas por las mascotas de interior y si podrían recomendarse para la prevención de alergias.

Eva Navia Rodilla Rojo
Pediatra de Atención Primaria de Salamanca

Categorías

Congreso SEPEAP 2021