Guía práctica sobre la extracción de hemocultivo en urgencias

Hemocultivos en urgencias pediátricas. Guía práctica de recomendaciones: indicaciones, técnica de extracción, procesamiento e interpretación. Hernández-Bou, S; Álvarez Álvarez, C; Campo Fernández, MN; García Herrero, MA; Gené Giralt, A; Giménez Pérez, M; Piñeiro Pérez, R; Gómez Cortés, B; Velasco, R; Menasalvas Ruiz, AI; García García, JJ; Rodrigo Gonzalo de Liria, C. An Pediatr (Barc).2016; 84(5):294.e1-294.e9

El hemocultivo es una de las técnicas microbiológicas más solicitadas en pediatría dado que la detección de bacteriemia es esencial en un proceso infeccioso para mejorar los resultados. Sin embargo, no en todas las infecciones lo podemos considerar rentable por lo que es importante restringir su uso a aquellos pacientes con riesgo aumentado de bacteriemia.

Entre las indicaciones podemos diferenciar dos grupos de pacientes según se presenten con una infección localizada o un proceso de fiebre sin focalidad. Entre estos últimos se recomienda su realización en sospecha de sepsis/shock séptico o meningococcemia, lactante menor de 3 meses, estudio de fiebre prolongada, paciente que va a ingresar para tratamiento intravenoso por una alta sospecha de bacteriemia y niños inmunodeprimidos o que vuelvan de una viaje al trópico. El estado de vacunación antineumocócica se ha convertido en indispensable en los algoritmos de fiebre sin foco, por lo que es considerable una extracción de hemocultivo ante un lactante menor de 36 meses que no esté vacunado o que cuyo estado de vacunación ante este germen sea incompleto. En las infecciones localizadas la indicación se restringe a lactantes menores de 3 meses con cualquier infección que requiera ingreso, pacientes inmunodeprimidos y portadores de catéteres venosos e infecciones que podríamos considerar graves (endocarditis, meningitis, artritis/osteomielitis, neumonías graves, infecciones de piel y tejidos blandos profundas o complicadas) y otras en las que podríamos considerarlo como recomendable como son la neumonía e ITU que requiere ingreso hospitalario, apendicitis/peritonitis complicada o infecciones ORL graves (mastoiditis, abscesos,etc.)

En la técnica de extracción debemos tener en cuenta el volumen de sangre adecuado para lactantes y neonatos es de 2ml y 4ml para niños más mayores. Deberíamos utilizar guantes estériles y puncionar preferentemente la región antecubital al inicio del pico febril (no sacarlo de un angiocatéter). Desinfectar el tapón del frasco del hemocultivo y colocar una gasa estéril (no algodón) en el punto de venopunción sin tocar la aguja al extraerla evita contaminaciones. Si no se pueden procesar de forma inmediata deben conservarse a temperatura ambiente sin exposición a la luz solar durante un máximo de 18h.

En pacientes inmunodeprimidos o portadores de catéteres centrales la situación es relativamente diferente. A parte de ser necesario el hemocultivo en todas las situaciones febriles, la interpretación en relación a hemocultivo contaminado o realmente positivo llega a ser difícil quedando muchas veces a criterio del clínico responsable. En los portadores de catéteres deben recogerse al menos 2 hemocultivo (uno del catéter y otro de venopunción). La repetición de una misma bacteria en más de dos hemocultivos o el tiempo de crecimiento corto irían a favor de una verdadera infección.

El medio de cultivo anaerobio es poco utilizado pero deberíamos pensar en él sobre todo en infecciones abdominales o crónicas del área ORL y sepsis con hipotensión refractaria.

Ante un hemocultivo positivo en un niño con fiebre sin foco, debemos tener en cuenta que todos los niños menores de 3 meses y los positivos para N. meningitidis, Hib, S. aureus, gram negativos u otros patógenos que no se consideren contaminación y que sean diferentes al neumococo deben ingresar. Si el aislamiento es de S. pneumoniae deberá considerarse la persistencia de la fiebre del niño. Si es así deberá ingresar para tratamiento intravenoso inicial, y si la fiebre ha cedido, podrá realizarlo en domicilio bajo una observación por su pediatra de atención primaria estricta.

Sheila de Pedro del Valle
FEA Pediatría. Hospital Nuestra Señora de Sonsoles. Ávila

Últimos Tweets