Recientes

Individualizar la ecografía renal tras la primera infección urinaria en lactantes aumenta su rentabilidad diagnóstica

Faura A, Cuaresma A, Hernández-Bou S, Trenchs V, Camacho JA y Luaces C. Rentabilidad diagnóstica de la ecografía renal tras la primera infección de orina en los lactantes. An Pediatr (Bar).2019; 90 (4):232-236

La infección del tracto urinario (ITU) es una de las infecciones más frecuentes en lactantes con síndrome febril que consultan en urgencias. En niños menores de 2 años con un primer episodio de ITU se recomienda realizar una ecografía renal para detectar anomalías genitourinarias asociadas. Sin embargo, desde la instauración sistemática de la ecografía prenatal, diversos estudios defienden la detección de las principales anomalías en éstas dudando de la rentabilidad de las ecografías tras ITU cuando las primeras han sido normales.
El objetivo del estudio es valorar el rendimiento diagnóstico de la ecografía tras la primera ITU en niños menores de 2 años y analizar posibles factores de riesgo. Estudio retrospectivo mediante revisión de historias clínicas en el que se recogen 306 pacientes con ITU confirmada excluyendo a niños con enfermedad nefrourológica de base, ITUs previas o niños en los que no se disponga de ecografía prenatal o postinfección.
La ecografía renal resulta alterada en 35 pacientes: 24 dilatación de vías urinarias y 11 con anomalías estructurales. En 26 pacientes se indicó ampliar estudio con CUMS, diagnosticándose de reflujo vesicoureteral a 7 de ellos. En 6 casos se indica profilaxis antibiótica por lo que la ecografía pasa de denominarse alterada a patológica (indicación de profilaxis o cirugía).
Se definieron como factores de riesgo de ecografía alterada en el estudio univariante el sexo masculino, edad menor de 3 meses y microorganismo diferente a E.coli. En el estudio de regresión logística posterior sólo se mantuvieron la edad menor de 3 meses (OR 2.1, p = 0.05) y microorganismo diferente a E.coli (OR 3.8, p = 0.002). Los 6 pacientes con ecografía renal patológica presentaron uno o ambos factores de riesgo.
De los 271 pacientes con ecografía normal, 26 (9.6%) tuvieron un nuevo episodio de ITU en el primer año postseguimiento. Se repitió ecografía en 7 de ellos y sólo se confirmó ectasia leve en uno. A 15 se les realizó CUMS y en 3 se diagnosticó reflujo vesicoureteral de bajo grado.
El estudio confirma el bajo rendimiento de la ecografía renal tras el primer episodio de ITU ya que tiene escasa repercusión en el manejo posterior de los pacientes. La decisión debería ser individualizada considerando la edad menor de 3 meses y un cultivo positivo diferente a E.coli como factores de riesgo.
La recurrencia de ITU constituye un valor predictivo positivo del 55% para reflujo vesicoureteral de alto grado por lo que se plantea la realización de una CUMS a estos pacientes a pesar de ecografía previa normal. Además, en la última revisión de la guía NICE sobre el manejo de la ITU en los menores de 16 años, se aconseja no realizar ecografía de forma sistemática tras una primera ITU no complicada en mayores de 6 meses, quedando esta relegada a casos de recurrencia, ITU atípica o edad inferior a los 6 meses.

Sheila de Pedro del Valle
Pediatra. Hospital Nuestra Señora de Sonsoles. Ávila

Últimos Tweets