Recientes

¿Influye convivir con niños en los resultados de COVID 19?

Forbes H, Morton CE, Bacon S, McDonald HI, Minassian C, et al. Association between living with children and outcomes from covid-19: OpenSAFELY cohort study of 12 million adults in England. BMJ. 2021 Mar 18;372:n628. Erratum in: BMJ. 2021 Mar 22;372:n794 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.n628

El papel de los niños y adolescentes en la transmisión del síndrome respiratorio agudo grave por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) todavía es incierto. Existe buena evidencia que indica que tienen menor susceptibilidad a la infección y tienen menos probabilidades de tener una enfermedad grave una vez infectados. En otro tipo de infecciones, los niños son un importante factor de transmisión, sin embargo, la evidencia acumulada sugiere que para SARS-CoV-2 existe posiblemente menor contagiosidad, particularmente entre los niños más pequeños, y que pueden no transmitir la infección a los adultos.

El objetivo de este estudio fue investigar si el riesgo de infección grave por el SARS CoV-2 y los resultados de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) difieren entre los adultos que vivían con y sin hijos durante las dos primeras olas en el Reino Unido. Se trata de un estudio de cohortes que recoge datos de atención primaria, así como ingresos hospitalarios y de cuidados intensivos y muerte durante la primera ola (1 de febrero a 31 de agosto de 2020) y la segunda (del 1 de septiembre al 18 diciembre de 2020).

Entre los 9.334.392 de adultos de 65 años o menos, durante la ola 1, vivir con niños no se asoció con riesgos significativamente mayores de infección registrada por SARS CoV-2, hospitalización relacionada con COVID-19, ingreso en cuidados intensivos, o muerte por COVID-19. En la segunda ola, entre los adultos de 65 años o menos que vivían con niños de cualquier edad se asoció un aumento del riesgo de infección registrada por SARS-CoV-2 con un índice de riesgo 1,06 (intervalo de confianza del 95%: 1,05 a 1,08) para la convivencia con niños de 0-11 años; de 1,22 (1,20 a 1,24) con niños de 12 a 18 años; y de ingreso hospitalario relacionado con COVID-19 de 1,18 (1,06 a 1,31) para la convivencia con niños de 0 a 11 años; y 1,26 (1,12 a 1,40) con niños de 12 a 18 años.

Vivir con niños de 0 a 11 años se asoció con un riesgo reducido de muerte de causas COVID-19 y no COVID-19 en ambas olas; vivir con niños de cualquier edad también estuvo asociado con un menor riesgo de morir por causas no COVID-19.

Este artículo concluye que, en contraste con la primera ola, existen pruebas de un aumento de riesgo de infección por SARS-CoV-2 y consecuencias de la infección por COVID-19 entre los adultos que vivían con niños durante la segunda ola. Sin embargo, esto no se tradujo en un riesgo significativamente mayor de mortalidad por COVID-19, y los aumentos absolutos del riesgo fueron pequeños.

Eva Navia Rodilla Rojo
Pediatra de Atención Primaria de Salamanca

Últimos Tweets