Recientes

¿Influye la edad del padre en los riesgos perinatales del recién nacido y de la madre?

Khandwala YS, Baker VL, Shaw GM, Stevenson DK, Lu Y, Eisenberg ML. Association of paternal age with perinatal outcomes between 2007 and 2016 in the United States: population based cohort study. BMJ. 2018 Oct 31;363:k4372.

La tendencia a tener hijos cada vez a mayor edad sigue en aumento en muchos países, España entre ellos. En Estados Unidos el número de madres primerizas mayores de 35 años ha aumentado en aproximadamente un 2% anual desde la década de 1970, y el porcentaje de todos los nacimientos de padres de más de 40 años se ha duplicado durante el mismo período. Se ha estudiado mucho sobre el impacto perinatal de la edad materna, pero no así de la edad paterna y cada vez existe más evidencia de que también pueda estar relacionada.

Este artículo es un estudio retrospectivo de cohortes en el que se estudian 40 529 905 nacidos vivos entre los años 2007 y 2016 y el objetivo es evaluar el impacto de la edad paterna avanzada sobre el riesgo perinatal y materno. Sólo durante el periodo que duró este estudio la edad media de los padres aumentó de 30.0 años a 31.2 años.

La edad paterna avanzada se asoció con un riesgo mayor de parto prematuro, bajo peso al nacer y baja puntuación en el test de Apgar. Tras ajustar los resultados por la edad materna, los bebés nacidos de padres con 45 años o más tuvieron un 14% más de probabilidad de nacimientos prematuros independientemente de la edad gestacional, y un 18% más de convulsiones en comparación con los bebés de padres de entre 25 y 34 años. Así mismo, los padres mayores de 45 años tenían un 28% más de probabilidades de un embarazo complicado por diabetes gestacional en comparación con los padres en el grupo de referencia. Se estimó que el 13,2% de los nacimientos prematuros y el 18,2% de la diabetes gestacional en los nacimientos asociados con padres mayores se atribuye a la edad paterna avanzada.

Aunque este estudio tiene algunas limitaciones, es importante considerar no sólo la edad materna sino también la paterna a la hora de evaluar el riesgo de un embarazo y un parto. Dado que la edad paterna avanzada se ha duplicado en los EE. UU. en la última generación, este artículo concluye que se necesitan más estudios para poder evaluar correctamente dicho riesgo.

Eva Navia Rodilla Rojo
Pediatra de AP. CS de San José. Salamanca

Últimos Tweets