Recientes

La lactancia materna contra la obesidad

Azad MB, Vehling L, Chan D, et al. Infant Feeding and Weight Gain: Separating Breast Milk From Breastfeeding and Formula From Food. Pediatrics. 2018;142(4):e20181092

La lactancia materna ha sido asociada en estudios anteriores con un menor riesgo de obesidad pero no se había tenido en cuenta algunos aspectos relevantes como si la leche materna era consumida directamente del pecho o en biberón, entre la suplementación con fórmula y tomar otros alimentos, o el efecto de haber recibido lactancia artificial los primeros días en el hospital.

En el presente estudio prospectivo se estudió la asociación de la lactancia materna con la ganancia de peso en el lactante y la composición corporal en el primer año de vida, así como el impacto del modo de alimentación, tipo y momento de inicio de la alimentación complementaria y la suplementación con fórmula en el primer mes de vida.

La media de IMC (en Z score) de los 2870 lactantes elegidos (todos a término) a los 12 meses fue de +0.21 +/- 1.07. Un 22% de ellos presentó una rápida ganancia de peso y un 5% tenían sobrepeso a esa edad. La mayoría de las madres de la cohorte elegida ini-ciaron lactancia materna (96.6%), un 73,8% continuó más allá de los 6 meses y un 43.5% a los 12 meses. La mediana de duración de lactancia materna exclusiva fue de 4 meses, y de lactancia materna no de forma exclusiva 10 meses. La mayoría de los lactantes iniciaron la alimentación complementaria a los 6 meses.

A los 3 meses un 60% estaba siendo solo amamantado pero un 27% de ellos había reci-bido suplementación con formula en los días de estancia en el hospital. Aproximada-mente la mitad habían tomado en alguna ocasión leche materna en biberón.

En cuanto al IMC en aquellos amamantados exclusivamente hasta los 6 meses, fue de -0.04 +/- 1.06 Z score, siendo este casi media DS más alto en aquellos con un tiempo de lactancia exclusiva menor. La lactancia mixta dio un resultado intermedio con un Z score de +0.30. La introducción de solidos antes de los 5 meses se asoció a un IMC más alto, no así la introducción entre 5-6 meses, sin significación. En aquellos que recibieron fórmula en el hospital el IMC fue ligeramente mayor pero sin asociación estadística.

La mayor protección contra la ganancia rápida de peso y el sobrepeso la confirió la lac-tancia materna, mientras que la leche materna administrada en biberón proporcionó una protección intermedia.

Laura Gómez Recio
Pediatra de AP. CS de Béjar. Salamanca

Últimos Tweets