Actualidad

Libro de Instrucciones del Recién Nacido. Objetivo: sobrevivir el primer mes

27 Jul 2021 | Zona Padres Recién Nacido

La llegada de un recién nacido (RN) a casa es un momento de alegría pero también de incertidumbre. Con estos consejos queremos facilitaros el primer mes de vida de vuestro hijo.

A pesar de que el mercado pone a nuestra disposición infinidad de productos para el bebé no hay que volverse loco. Simplificando, necesita un sitio para dormir, un sitio para bañarse, pañales, algo de ropa y un biberón si no va a ser amamantado. Ya tiene lo fundamental: vosotros.

En estos primeros meses vuestra casa no necesita grandes adaptaciones. Debe estar bien ventilada, libre de tabaco, a una temperatura de 19-21oC y con un ambiente tranquilo pero sin que haya un silencio absoluto. El ritmo sueño-vigilia del RN es diferente al nuestro: en unas 3 horas come, está despierto y duerme y vuelve a empezar. Pero con los meses se irá adecuando al nuestro; así que tiene que ir diferenciando cuándo es de día (luz, más ruido, está en zonas comunes…) y cuándo de noche (penumbra/oscuridad, más silencio, duerme en su habitación). No conviene que haya un exceso de visitas (y menos en tiempos de pandemia). El RN y vosotros debéis adaptaros a la nueva situación y para ello necesitáis tiempo y espacio. Si has optado por la lactancia materna necesitarás un ambiente tranquilo y sin interrupciones constantes. La principal misión de la madre en este momento es sintonizar con su hijo, no estar pendiente de hacer café y bizcocho.

En cuanto a la ropa, debe ser cómoda y de fibras naturales. Evitad lazos y botones cerca de la cara y ropa con “pelillo” que si chupan les pueda molestar en la boca. Se debe lavar con jabón neutro y sin suavizante. Tened en cuenta que los primeros meses crecen muy rápido y la dejan pequeña enseguida. Organizadla por tamaño y probádsela de vez en cuando para que no se le quede pequeña sin haberla estrenado. Las tallas son orientativas; los tamaños reales varían según el fabricante. Como orientación para saber cuánto debéis abrigarles tenéis que guiaros por vuestra sensación térmica. Tampoco conviene “hiperabrigarlos”: ¡en verano no se les pone body!

Los pendientes pueden ponerse a partir del mes. Las orejas ya están más formadas y nos aseguramos de que queden centrados. No conviene ponerles collares (por el riesgo de asfixia) ni pulseras (por el riesgo de enganches accidentales o compresión a medida que engorden).

Para dormir lo colocaréis con el tronco hacia arriba (la cabeza hacia donde quieran) sobre un colchón firme, sin almohada y sin mucha ropa para cubrirles. Así prevenimos el síndrome de muerte súbita del lactante. En la cuna no debe haber cintas, cadenas, imperdibles…si usa chupete debe quedar suelto. Si practicáis colecho es muy importante no fumar y dejarle espacio propio para no aplastarlo en un descuido. Hay cunas especiales para ello.

Se puede bañar desde el primer día. Todos los días o a días alternos, depende de si es un momento relajante o estresante. El único límite es asegurar su higiene. El baño (o la habitación donde vayáis a bañarlo) debe estar caldeado y sin corrientes. La temperatura del agua entre 34-38oC. Se coloca una mano sujetando el cuello y la cabeza y con la otra se lava. Es mejor echar el jabón en la mano y aplicarlo donde se necesite (habitualmente genitales, cuello, cabeza) en vez de en el agua. Hay que lavar pero sin dañar la protección grasa de la piel. Tampoco es necesario usar la esponja en todo el cuerpo, por el mismo motivo. Es mejor tener a mano todo lo que vamos a necesitar porque no podemos dejarlo solo en ningún momento. Es importante secarlo bien después, sobre todo pliegues, genitales, orejas (sin bastoncillos) y ombligo. En general para la higiene del ombligo sólo se indica agua y jabón, pero en ocasiones pueden recomendaros alcohol de 70o. Lo que no se debe aplicar nunca son productos yodados.

Las uñas pueden cortarse cuando tengamos claro el límite uña-dedo para evitar accidentes. Se usan tijeras de punta roma y si se mueven mucho, aprovechad cuando esté dormido.

Las deposiciones cambian desde la emisión del meconio a las primeras 24-48 horas hasta las deposiciones “definitivas” hacia el 5º-6º día. El meconio es negro o verdoso oscuro (recuerda a la brea) y muy pringoso. Las deposiciones definitivas varían si el RN se alimenta con leche materna (más pastosas, como la mostaza, en cada toma o cada 3-4 días) o artificial (más compactas, menos numerosas, color ocre pálido, olor más fuerte). En general las deposiciones pueden ser de cualquier color salvo rojas (como la sangre), blancas (como la tiza) o negras (como el carbón). Pueden contener moco si coincide con un catarro, pero si no es así, debéis consultar a vuestro pediatra.

La primera micción suele ser en las primeras 24 horas. Es escasa y de color paja, a veces es necesario tocar el pañal porque a simple vista parece seco. No os asustéis si veis manchas anaranjadas los primeros días: son cristales de urato y son normales a esta edad. Una vez que aumenta el volumen de las tomas suelen hacer 5-8 veces al día.

Cuando cambiéis el pañal en casa es mejor usar esponja y palangana con agua y jabón y secar bien con una toalla. Irrita menos. Las toallitas húmedas se reservan para cuando estéis fuera de casa. No es necesario aplicar de rutina pasta al agua, sólo cuando veais que se enrojece la zona.

El llanto forma parte de la vida del RN y sus padres. Sirve para comunicaros que tiene unas necesidades que satisfacer (hambre/sed, frío/calor, sueño, cariño, dolor), para descargar energía y reorganizar su comportamiento. Lo fundamental es no ponerse nervioso. Hay que atenderlo para descartar esas necesidades, abrazarlo, hablarle… Poco a poco iréis descifrando qué quiere comunicar con su llanto.

ALARMA SI: ausencia completa de llanto en los primeros días o llanto continuo con gran irritabilidad a pesar de haber cubierto sus necesidades.

A esta edad la succión es placentera. Es un reflejo (no siempre quiere decir que tienen hambre). Por eso el chupete les calma. Puede usarse una vez instaurada la lactancia materna. Si usa biberón, desde el primer día. Ayuda a prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante.

Entra dentro de lo NORMAL:

  • Las REGURGITACIONES: la unión entre el esófago y el estómago es todavía inmadura y pueden expulsar “bocanadas” de leche después de las tomas o incluso en otros momentos, sobre todo con los cambios de postura. Los primeros días pueden expulsar también moco o líquido amniótico.
    ALARMA SI: no gana peso adecuadamente, está muy irritable y estira mucho el cuello hacia atrás.
  • La PIEL DESCAMADA: se puede aplicar aceite corporal o crema hidratante.
  • Los ESTORNUDOS: sin que signifique que esté acatarrado o sea alérgico. ALARMA SI: se asocian a mucosidad nasal abundante, tos, fiebre o dificultad para respirar.
  • Las MANOS Y LOS PIES FRÍOS Y/O AZULADOS: no significa necesariamente que tengan frío; la regulación de la temperatura y la vascularización es inmadura. Para saber si tiene frío debéis fijaros en la temperatura en el tronco p.ej. poniendo la mano en su pecho.
  • La MANCHA MONGÓLICA: se llama así porque es más frecuente en esa raza. Suele aparecer en la parte baja de la espalda, va desapareciendo con la edad y no se relaciona con ninguna enfermedad.
  • Tengan HIPO o les TIEMBLE EL MENTÓN.
  • Su frecuencia cardiaca y respiratoria sean mayores que las nuestras.
  • Hagan multitud de ruidos cuando duermen.
  • Su RESPIRACIÓN sea IRREGULAR: respiran varias veces rápido, hacen una pausa sin respirar (apnea), respiraciones más regulares… ALARMA SI: las apneas son prolongadas y/o se acompañan de color azulado de la boca.
  • Salgan a comer por la noche varias veces.
  • Tengamos que modificar nuestro ritmo de vida. El primer mes es agotador a pesar de lo ilusionados que estéis o la ayuda extra que tengáis. Es normal sentirse agotado física y mentalmente. Hay que aprovechar los ratos que duerme para descansar también vosotros.

Categorías

Congreso SEPEAP 2021