Recientes

Los padres de los niños obesos, ¿necesitan gafas?

Los padres de los niños obesos, ¿necesitan gafas?

De la Torre Quiralte M, Abubacrin Banani A, Ronald Adhemar Castillo RA, Castillo Castro RL. Los padres de los niños obesos, ¿necesitan gafas?. Rev Pediatr Aten Primaria. 2017;19:43-7

 

de la Torre Quiralte M, Abubacrin Banani A, Ronald Adhemar Castillo RA, Castillo Castro RL. Los padres de los niños obesos, ¿necesitan gafas. Rev Pediatr Aten Primaria. 2017;1943-7.La obesidad en la infancia es un predictor de obesidad en la edad adulta, (un niño obeso tiene un 80% de posibilidades de seguir siéndolo a los 35 años). Se ha demostrado un incremento de la prevalencia los últimos años. Actualmente hasta un 33 % de los niños/adolescentes tienen obesidad o sobrepeso. Las recomendaciones para prevenir y tratar a estos niños incluyen mejorar los hábitos de vida, mantener una alimentación saludable, aumentar la actividad física y disminuir el sedentarismo. Es imprescindible concienciar a la familia y actuar precozmente.

En este estudio se realizó un cuestionario que respondían los progenitores que acompañaban a los niños a la consulta (mayoritariamente madres). Un grupo (n:47) con diagnóstico de sobrepeso y/o obesidad (SP/OB) y un grupo control. Ambos grupos fueron similares en cuanto a edad, sexo y otros parámetros.

Más del doble de los niños con SP/OB tenían uno o más familiares con obesidad, lo que no ocurría en el grupo control. Se les pidió también que señalaran la figura que más se ajustara a la imagen de su hijo (dibujos utilizados por Collins) asignando a cada figura un tramo de IMC (P3-10, P10-25, P25-75, P75-85, P85-97 y P>97). De los 30 niños con IMC>97, solo tres de sus padres señalaron la figura que realmente se correspondía con ese IMC; y a 24 de los 47 con SP/OB no les parecía que tuvieran ni siquiera sobrepeso. Los padres de los hijos sin SP/OB acertaban mucho más en la asignación de la figura al IMC de su hijo.

Los resultados obtenidos, al igual que en otros estudios publicados, ponen de manifiesto que los padres infravaloran la obesidad de sus hijos. Parece que “normalizan” la imagen corporal por el acostumbramiento en la sociedad actual e intentan no estigmatizar o victimizar a sus propios hijos.

Este hecho limita la efectividad de las intervenciones destinadas a la prevención y tratamiento de la obesidad infantil, ya que gran parte van enfocadas a cambios en los hábitos de alimentación y actividad física. Si los padres no son conscientes de que existe un problema, no realizarán ningún cambio en los hábitos de sus hijos que ayuden a invertir su tendencia al sobrepeso.

Ángel Martín Ruano
Pediatra de EAP. CS San Bernardo Oeste. Salamanca
Profesor Asociado. Facultad Medicina. Universidad de Salamanca

Últimos Tweets