Recientes

Intoxicación por nicotina en un lactante

Correspondence. To the editor.  Bassett RA, Osterhoudt K and Brabazon T.N Engl J Med. 2014 May 7. Epub ahead of print

Los informes a los Centros de Control de Intoxicaciones de USA sobre posible toxicidad de la nicotina se triplicaron de 2012 a 2013. Aunque la toxicidad por nicotina no es un fenómeno nuevo, la aparición de los cigarrillos electrónicos («e-cigarrillos») ha dado lugar a un mercado para la nicotina líquida altamente concentrada. Este fenómeno ha provocado un acceso sin precedentes a dosis potencialmente tóxicas de nicotina y otras sustancias perjudiciales en el hogar. Se presenta un caso de un niño que se intoxicó por liquido para rellenar un cigarrillo electrónico («e-líquido»).

El lactante de 10 meses desarrolló vómitos, taquicardia, respiración ruidosa y ataxia truncal después de ingerir una «pequeña» cantidad de nicotina e-líquida. La tienda que fabrica el producto informó que contenía una concentración de nicotina de 1,8 % (18 mg por mililitro) y concentraciones desconocidas de aceite de gaulteria (salicilato de metilo), glicerina y propilenglicol .

Varios toxídromes que pueden asociarse con la ingestión de este tipo de producto incluyen crisis colinérgica y salicilismo. Dosis bajas de la nicotina con frecuencia tienen efectos estimulantes, como taquicardia. El vómito es común con exposiciones enterales. Signos de toxicidad del SNC incluyen ataxia y convulsiones. Según las dosis se incrementan, puede ocurrir la pérdida de especificidad del receptor nicotínico y resultar en signos de toxicidad colinérgica muscarínica, que incluyen secreciones abundantes y trastornos gastrointestinales. Niveles más altos de intoxicación pueden ocasionar bloqueo neuromuscular, insuficiencia respiratoria y muerte. Pequeñas ingestas pueden ser mortales. Con una dosis letal mediana estimada entre 1-13 mg/kg de peso corporal, 1 cucharadita (5 ml) de una solución de nicotina al 1,8 % podría ser letal para un persona de 90 kg.

Afortunadamente, el nivel de conciencia de nuestro paciente, oxihemoglobina y salicilato sérico, así como los hallazgos en la radiografía de tórax y su perfil metabólico básico, fueron todos normales. El niño no requirió terapia con antídoto (generalmente atropina o escopolamina para combatir la actividad colinérgica) y se recuperó 6 horas después de ingerir el tóxico.

Existe preocupación de que en el mercado de nicotina líquida no terapéutica, actualmente no regulada por la FDA, pueda existir variabilidad en la dosificación de ésta e introducción de ingredientes tóxicos no deseados. La falta de supervisión en la reglamentación se ha traducido en etiquetado inconsistente, embalaje de protección infantil insuficiente o no existente, y diseño del producto y sabor que puede animar a los niños a explorar e ingerir estos productos.

Con el creciente uso de los e-cigarrillos, los médicos necesitan estar alerta además de educar a los pacientes y los padres acerca de este peligro, y abogar por medidas que ayuden a prevenir la intoxicación por nicotina líquida potencialmente fatal de los lactantes y niños pequeños.

Javier López Ávila
Pediatra de EAP. CS San Bernardo Oeste. Salamanca
Urgencias de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Últimos Tweets