Actualidad

Niños que mojan la cama, enuresis nocturna

22 May 2014 | Actualidad, Actualidad para Padres, Carrusel, Contenido para padres

La enuresis nocturna puede definirse como la emisión de orina durante el sueño a una edad socialmente inaceptable. Aunque existen grandes variaciones culturales, en nuestro medio se considera el límite de los cinco años para diagnosticar a un niño de enuresis e iniciar su control.

Se trata de una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la infancia. La  mayoría de los niños que se orinan en la cama ignoran que ese mismo problema lo sufren el 15% de las personas a los 5 años y el 10% a los 7; según algunos especialistas, hasta el 3% de los adultos tiene dos o más episodios de enuresis al mes.

La enuresis nocturna es una enfermedad frecuente y se debe de intervenir sobre ella; fundamentalmente, porque disponemos de tratamientos eficaces.

Una actitud expectante puede llevar a situaciones cada vez más difíciles de resolver.

A veces tenemos que utilizar toda nuestra influencia para convencer a la familia de que debe de intentar solucionar el problema de su hijo; la familia puede refugiarse en la postura cómoda del “ya se curará cuando sea mayor”.

La carga económica que la enuresis representa para la familia en lavado, secado y recambio de ropa de cama se ha estimado en 1.000 euros anuales. A esto hay que añadir las tensiones familiares que genera y la pérdida de autoestima para el niño, a veces difícil de recuperar.

Ropatendida

Este estado de cosas se puede prolongar innecesariamente y llevar a situaciones casi patéticas, como puede ser el descubrir en la noche de bodas que su pareja es enurética. Una madre me comentaba esta circunstancia mientras me decía que su marido se negaba a que su médico lo supiera, con lo que probablemente los dos sigan soportando estos “accidentes” durante toda su vida juntos.

Debe de realizarse una valoración global del paciente; el pediatra de Atención Primaria, que hace las funciones de médico general del niño, tiene que ser el encargado de captarlo y estudiarlo inicialmente. Aunque en determinados casos tendrá que recurrir al urólogo o al psiquiatra para solucionar definitivamente el problema.

No existe una sola causa de enuresis; entre el 5 y el 10% de los casos van a ser consecuencia de infecciones, trastornos de las vías urinarias o problemas psiquiátricos. El pediatra debe de descartar en la primera consulta aquellas causas que precisen una valoración más profunda y un tratamiento decidido.

Ahora disponemos de tratamientos eficaces, aunque ninguno milagroso. Es importante hacer ver a los padres que con su ayuda y la participación animosa del niño, la mejoría será rápida y las posibilidades de curación aumentarán mucho.

Las medidas punitivas, los castigos y violencias hacia el niño, son ineficaces en el 100% de los casos; sólo consiguen distorsionar las relaciones familiares y entorpecer el desarrollo normal del niño. Andando el tiempo, nos encontraremos ante un niño problemático que además se sigue orinando en la cama.

 

Categorías

Congreso SEPEAP 2021