Recientes

Evite sustos llevando las cartillas de vacunación y un botiquín para viajar en verano con niños

  • Conviene repasar con antelación las vacunas recomendadas para aquellos que viajan al extranjero en el periodo vacacional.
  • Es conveniente localizar los puntos de atención sanitaria cercanos al lugar donde pasemos las vacaciones.
  • Los niños con patologías previas deben llevar preparada la medicación que necesitarán y medicación ante crisis que puedan sufrir.

mcallen - isla del padre 2009 by issa in Flikr (CC BY-SA 2.0)Se acercan las vacaciones estivales, período en el que la mayoría de las familias aprovecha para tomarse un descanso y viajar juntos, a destinos de lo más variados. Pero viajar con niños supone un esfuerzo adicional en lo que a tomar precauciones se refiere. Por ello, los Pediatras de Atención Primaria de la SEPEAP creemos conveniente repasar las cuestiones más relevantes, que os exponemos en este documento. La doctora Belen Aguirrezabalaga González, Pediatra del Centro de Salud Contrueces-Vega (Gijón) nos da los siguientes consejos:

EL DESPLAZAMIENTO:

  • en coche, autobús o tren: además de la obligada revisión del vehículo antes de emprender un viaje, debemos revisar los asientos adecuados a la edad de cada niño, así como los cinturones de seguridad. En la página web de la Dirección General de Tráfico, se puede encontrar toda la información necesaria sobre los sistemas de retención infantil y modos de uso adecuados. Como consejos generales para el viaje, repasaremos: los niños deben ocupar los asientos traseros, más seguros; no dejarles que saquen los brazos por las ventanillas; no ocupar los asientos con objetos que puedan desplazarse durante el viaje en un inesperado frenazo; el conductor debe ser consciente de estar atento exclusivamente a la carretera y no a lo que hacen los niños. Recordemos también la probabilidad de que algún niño pueda marearse. Para ello conviene llevar bolsas de plástico que puedan usar si las necesitan, evitar comidas copiosas antes del viaje, ventilar bien el vehículo evitando olores fuertes y animar a que mantengan la mirada dirigida a puntos lejanos, desaconsejado uso de aparatos electrónicos varios ya que fijar la vista en un punto cercano incrementa la sensación de mareo.
  • en avión: los trayectos cortos solo nos encontraremos con la molesta sensación en los oídos al despegar y aterrizar, que se puede combatir bebiendo ó masticando algo, según la edad del niño. En trayectos algo más largos, recuerden llevar algo de bebida y estirarse cada cierto tiempo. Si se produce Jet Lag, es conveniente recomendar a los niños dormir durante el viaje y no programar actividades exigentes los primeros días en el lugar de destino.

ATENCIÓN MÉDICA EN EL LUGAR DE VACACIONES:
Es indispensable viajar con la tarjeta sanitaria de los niños, cartilla de vacunas, y los informes médicos pertinentes en caso de enfermedad crónica. Si la estancia es en el país, es aconsejable localizar el punto de atención sanitaria más cercano a nuestra ubicación.
Se aconseja, en general: pedir información sobre los posibles convenios en términos sanitarios en el país de destino ya que puede ser útil contratar un seguro general de viajes o un seguro especial en aquellos países donde los riesgos sanitarios son importantes. En la página web del Ministerio de Sanidad, se encuentra un documento de consejos sanitarios para viajeros internacionales.

VACUNAS AL DÍA
En los viajes internacionales, debe programarse con antelación la posibilidad de que el país de destino exija un Certificado Internacional de Vacunación, con vacunas obligatorias para entrar en determinados países, especialmente los de los continentes africano, sudamericano y para el sur de Asia. Para ello debemos acudir a un Centro de Vacunación Internacional o consultar la localización en la página web del Ministerio de Sanidad.
Si el viaje es a un país tropical, además, conviene analizar qué tipo de enfermedades precisarán tratamiento farmacológico previo. Para ello se puede consultar en la revista de la SEPEAP, Pediatría Integral.

PRECAUCIONES DURANTE LA ESTANCIA
Existen diversos riesgos sanitarios medioambientales que debemos conocer:

  • Exposición solar y fotoprotección, como medidas generales debemos recordar:
    • evitar la exposición solar prolongada, especialmente en las horas centrales del día.
    • utilizar sombrilla, o buscar sitios con sombra.
    • ropa que cubra la piel (manga larga, sombreros con ala), si la exposición es prolongada.
    • gafa de sol con filtros UVA/UVB.
    • usar cremas solares con factor de protección, resistentes al agua y no como única medida de protección, con filtro siempre superior al 15.
  • Comidas y bebidas: la ingesta de alimentos crudos tiene un gran riesgo de transmitir enfermedades infecciosas, así como consumir agua no envasada, ó bebidas con hielo.
  • Picaduras de insectos, muchos de ellos vectores de enfermedades infecto-contagiosas. Consultar la posibilidad de usar repelentes y ropa adecuadas.
  • Precaución con los baños: en los trópicos, las aguas pueden estar infectadas por larvas que penetran a través de la piel, sólo se recomienda bañarse en piscinas cloradas. Los baños de mar, en general, no implican riesgo de enfermedades transmisibles. Sin embargo, no nos olvidemos de las picaduras de medusas, que provocan irritaciones en la piel; y de usar calzado adecuado en ciertas zonas con riesgo de picaduras de peces, y la dermatitis por algunas anémonas de mar.

BOTIQUÍN A LLEVAR
Siempre será conveniente llevar un mínimo de imprescindibles para solucionar pequeños problemas: gasas, tiritas, algún antiséptico, antitérmico de uso habitual.
Si hay algún niño con una enfermedad crónica, debemos asegurarnos de llevar la medicación necesaria para toda la estancia programada. Los niños asmáticos y alérgicos deben llevar su medicación “de rescate”: inyección de adrenalina para las alergias, los nebulizadores, etc.
La medicación para el mareo (cinetosis) debe ser usada con prudencia, previa consulta médica.

 

Últimos Tweets