Planificación del COVID en los colegios

Panovska-Griffiths, Jasmina et al. Determining the optimal strategy for reopening schools, the impact of test and trace interventions, and the risk of occurrence of a second COVID-19 epidemic wave in the UK: a modelling study. Lancet Child Adolesc Health. 2020 Nov;4(11):817-827. doi: 10.1016/S2352-4642(20)30250-9. Epub 2020 Aug 3.

Modelo matemático de predicción del impacto de la reapertura de los centros escolares con el fin de desarrollar estrategias de contención. Se describe el proceso de desarrollo del modelo en función del escenario y aumento progresivo de la curva de contagios. Se comprueba o introduce igualmente el sistema de detección y rastreo de contactos, introducidos en múltiples países, sopesando las pérdidas en el rastreo e incluso el escenario de desborde de la capacidad de éste. La variación del número R, o número reproductivo, condiciona la aparición o supresión de la nueva ola de contagios.

Por ello se simulan 6 escenarios, 2 con reaperturas de colegios (presencial y semipresencial), y 3 con estrategias de rastreo de contactos. En el primer escenario se realiza un cálculo estimando un rastreo del 68% de los contactos sin aumento progresivo en los test. En el segundo escenario el 68% de los contactos es rastreado y el aumento de la capacidad de test es suficiente para evitar una segunda ola. En el tercer escenario el 40% de los contactos es rastreado y se produce aumento progresivo de los test evitando la segunda ola.

Se calcula que la segunda ola podría llegar en torno a diciembre (septiembre si se abre la escuela a tiempo total, y febrero si se produce a tiempo parcial). También se prevé que la segunda ola pueda durar entre 2 y 2.3 veces la primera ola.

Si se asume la posibilidad de rastrear al menos al 68% de los contactos, se estima que deberían analizarse al menos el 75% de los sintomáticos (o el 65% si la escolarización es semipresencial). Por el contrario, si solo se puede rastrear al 40% de los contactos, los análisis se deben elevar al 85% y 75%, respectivamente.

De hecho, si se asume que los niños y menores de 20 años contagiaran la mitad que los mayores de 20 años, las cifras se mantendrían de forma muy parecida. Para un rastreo del 68% de los contactos se estima que debería producirse el análisis de, al menos, el 61% de los sintomáticos en el escenario de escolarización presencial, y del 59% si es semipresencial. Si el rastreo es del 40%, se eleva la necesidad de analizar al 78% y 70 %, respectivamente.

Interesante análisis predictivo de la segunda ola. Los modelos matemáticos predicen que la escolarización total es posible, a base de aumentar la cantidad de análisis y rastreo. Queda por determinar el peso que pueden desempeñar los niños en la propagación como casos asintomáticos.

Gonzalo de la Fuente Echevarría
Pediatra de AP. CS Ciudad Rodrigo. Salamanca

Últimos Tweets