Recientes

Predecir el riesgo de daño renal por la fiebre

Karavanaki K, Koufadaki AM, Soldatou A, et al. Fever duration during treated urinary tract infections and development of permanent renal lesions. Arch Dis Child. 2019;104:466–470

Estudio retrospectivo realizado en 148 pacientes entre 0-2 años con diagnóstico de primer episodio de ITU febril. Tiene el propósito de predecir el riesgo de daño renal en función del momento de desaparición de la fiebre tras el comienzo del tratamiento antibiótico.

Se definen criterios de inclusión, pruebas necesarias a realizar para el diagnóstico y seguimiento, así como criterios de exclusión. La media de edad fue de 2.4 meses (rango de 11 a 24 meses). El 63.5% fueron niñas. El tiempo medio desde que se inicia el antibiótico hasta que desaparece la fiebre (FAT) fue de 24h (1-96 h).

En el 22.97% del total de los pacientes persisten las lesiones en el DMSA a los 6 meses tras el episodio. De éstos, el 15.5% tiene lesiones grado II, el 6.7% grado III, y el 0.6% grado IV. El 91.2% de los pacientes con ITU tiene una duración de la fiebre menor a 48h tras el inicio del tratamiento. De éstos, el 79.25% tiene un DMSA normal a los 6 meses. Del resto, sólo el 53.85% tiene DMSA normal a los 6 meses. La prevalencia de lesiones permanentes en la DMSA se relacionaba de manera estadísticamente significativa con la persistencia de la fiebre más de 48h tras el inicio del tratamiento (p=0.048), así como la gravedad de estas lesiones (p=0.046).

La edad de presentación de la ITU se relacionaba con la FAT. Los pacientes con FAT > de 48h presentaban mayor edad (p=0.01) y mayor recuento absoluto de neutrófilos (p=0.042). No se objetivaban diferencia asociadas al tiempo de fiebre previo al inicio de tratamiento, presencia de reflujo vésico-ureteral (RVU) o microorganismo aislado.

En los modelos de regresión lineal múltiple, resulta curioso que los factores que se encuentran asociados a mayor riesgo de lesión permanente son el tiempo hasta comenzar tratamiento mayor de 72h, edad, RVU, PCR, pero no FAT.

Se requieren más estudios para estimar el valor real de este parámetro y el del resto, pero es un marcador práctico a tener en cuenta por el momento.

Gonzalo de la Fuente Echevarría
Pediatra de AP. CS Ciudad Rodrigo. Salamanca

Últimos Tweets