Actualidad

Se demuestra segura la continuidad de la actividad escolar en pandemia

25 Nov 2021 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Noticias

Alonso S, Alvarez-Lacalle E, Catalá M, López D, Jordan I, García-García JJ et al. Age-dependency of the Propagation Rate of Coronavirus Disease 2019 Inside School Bubble Groups in Catalonia, Spain. Pediatr Infect Dis J. 2021 Nov 1;40(11):955-961. doi: 10.1097/INF.0000000000003279

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34321438/

Tras la suspensión de todas las actividades no esenciales en el comienzo de la pandemia por SARS-CoV-2, países como España consideró el inicio de la actividad escolar como una acción necesaria para niños y adolescentes. El inicio de las clases quedó supeditado a protocolos estrictos de intervenciones no farmacológicas. Entre ellas se encontraba el uso de mascarillas en edades por encima de los 6 años, y la creación de “grupos burbuja”, con 20-30 estudiantes y su profesor, como medidas de limitación de la propagación vírica. Además, se implementaron medidas estrictas de higiene y ventilación de espacios interiores y se reforzó la idea de aislamiento de niños que tuvieran algún síntoma compatible con la infección.

El objetivo de este estudio es valorar la tasa de ataque secundaria (número de casos que aparecen dentro del periodo de incubación entre contactos susceptibles) entre los niños en edad escolar en la comunidad catalana. Para ello se utilizan datos del sistema catalán de vigilancia escolar (Traçacovid) con monitorización de hasta 1.44 millones de estudiantes, profesores y trabajadores de 5104 colegios, junto con los obtenidos de la Agencia Catalana de Calidad y Evaluación de la Salud (AQuAS).

El estudio se centra en datos obtenidos en el primer trimestre de 2020 (septiembre a diciembre). Se clasificaron los datos según la etapa escolar: preescolar, primaria, secundaria y bachillerato. Se extrajo para cada grupo burbuja los casos positivos para SARS-CoV-2 con la fecha de la prueba para vincular casos índice y casos secundarios. La condición para asociar dos casos al mismo brote fue que la diferencia entre las fechas de resultados positivos de ambos fuera menor a 10 días.

La correspondencia entre datos de Traçacovid y AQuAS es alta. Las curvas de vigilancia de preescolar y bachillerato están por debajo de las que da el sistema de salud, lo que coincide con el hecho de que estos ciclos educativos no son obligatorios. Además, el número de alumnos que repiten, y por tanto tienen mayor edad, aumenta con el nivel escolar. No se detectaron casos secundarios en el 75% ± 5% (78.5% en primaria y 71% en secundaria) de los casos índice. Este porcentaje se asoció con la edad, bien porque la capacidad de transmisión de los niños realmente aumenta con la edad o porque se encontraban en situaciones de mayor riesgo que podrían desencadenar la transmisión.

El número reproductivo local dentro de los grupos burbuja se definió como R*. El valor medio de éste fue de 0,40. Destaca la fuerte asociación del crecimiento lineal de R* con el aumento de la edad de los estudiantes. En edad preescolar R* se situó alrededor de 0.2, mientras que los valores más altos, R*=0.6, correspondieron a los estudiantes de bachillerato. De nuevo se refuerza la idea de que a más edad la transmisión parece mayor.

En conclusión, las escuelas primarias no parecen lugares impulsores de propagación del SARS-CoV-2 siempre que se sigan las medidas de seguridad ya implementadas. Parece seguro la continuidad de la actividad escolar a pesar de las fluctuaciones de la incidencia.

Sheila de Pedro del Valle

Pediatra. Hospital Nuestra Señora de Sonsoles. Ávila

Categorías

Congreso SEPEAP 2021