Recientes

Teléfonos inteligentes y aplicaciones pediátricas

Smartphones and Pediatric Apps to Mobilize the Medical Home. Singh A, Wilkinson S,  Braganza S. J Pediatr. 2014;165:606-610

Body Mole Mapping iPhone App by Photo Giddy in Flikr CC BY-NC 2.0La integración de la tecnología de la salud accesible y asequible es esencial para crear un sistema eficaz de atención de la salud en el siglo XXI. Los smartphones tienen entre otras funciones: correo electrónico, mensajes de texto, navegación web y posibilidad de ejecutar aplicaciones descargables o apps. Esta última función tiene interesantes posibilidades en la promoción de la salud, en la comunicación médico paciente, cumplimiento de la medicación, gestión de enfermedades crónicas (por ejemplo asma), pudiendo ser especialmente adecuada para entregar información en adolescentes por sus conductas de riesgo y escasas consultas preventivas (incluso en zonas marginales).
Los autores realizan una encuesta con 24 preguntas en dos consultorios urbanos a adolescentes y cuidadores en zonas marginales de New York (Bronx). Los adolescentes tenían entre 13-19 años. El 84 % eran propietarios de uno de estos teléfonos y para el 57% suponía el acceso principal a internet. Los cuidadores estaban más motivados que los adolescentes, tanto para buscar información relacionada con la salud como por las aplicaciones de salud (apps). Los adolescentes buscaban principalmente temas relacionados con la salud reproductiva y mental, mientras que los cuidadores se interesaban por desarrollo infantil, temas de nutrición y actividad física. Ambos grupos mostraron interés por el manejo de pacientes y medicación.
Debido a que la mayoría de los participantes afirman interés por las aplicaciones médicas, pero sólo el 26% las poseían, el reto es la conversión de interés por el uso.
Para atraer a nuevos usuarios, las aplicaciones de salud deben ser atractivas y actualizadas. La incorporación de juegos educativos, datos curiosos e imágenes son características para mantener este interés. Las redes sociales podrían incluir grupos de apoyo conectados digitalmente, supervisados por los pediatras.

Los Pediatras debemos actualizar nuestros conocimientos sobre las nuevas tecnologías y sobre todo con las aplicaciones de los teléfonos inteligentes y valorar su uso por nuestros pacientes y cuidadores.

Ángel Martín Ruano
Pediatra de EAP. CS San Bernardo Oeste. Salamanca
Profesor Asociado. Facultad Medicina. Universidad de Salamanca

Últimos Tweets