Actualidad

Un año después, ¿cómo afecta el COVID-19 a los niños?

3 Feb 2021 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Carrusel

Thompson LA, Rasmussen SA. One Year Later, How Does COVID-19 Affect Children? JAMA Pediatr. 2020 Dec 28. doi: 10.1001/jamapediatrics.2020.5817

En general, hemos aprendido que los niños enferman del coronavirus 2019 (COVID-19) con menos frecuencia que los adultos, pero algunos de ellos enferman gravemente. Esta actualización resume la comprensión actual de cómo se ven afectados los niños y brinda formas de mantener a las familias seguras.

Los niños están en riesgo: sabemos que este virus se transmite principalmente a través de gotitas respiratorias cuando las personas infectadas tosen, estornudan, hablan o incluso respiran, aunque puede propagarse de otras formas. Algunas personas con COVID-19 tienen fiebre, tos, dificultad respiratoria, dolores musculares, dolor de cabeza y diarrea, síntomas que son similares a los de otras infecciones virales como la gripe, pero algunas no presentan ningún síntoma. Los niños pueden contraer COVID-19 de miembros de la familia y otros contactos cercanos, como amigos y maestros en la escuela y de actividades deportivas. A medida que los niños crecen, su riesgo de enfermar como para ser hospitalizados es mayor, aunque los recién nacidos y los lactantes pequeños también tienen un mayor riesgo. El riesgo de muerte en los niños es mucho menor que en los adultos, pero algunos han muerto a causa del COVID-19. Los niños hispanos, negros, indios americanos o nativos de Alaska presentan un mayor riesgo de sufrir enfermedades graves y la muerte.

Los niños con necesidades especiales de atención médica corren un mayor riesgo: los estudios han demostrado que los niños con ciertas enfermedades subyacentes tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19 grave. Estas afecciones incluyen obesidad, asma, trastornos neurológicos, enfermedades cardíacas e inmunodepresión, entre otras.

¿Qué es el síndrome inflamatorio multisistémico en los niños?: en raras ocasiones, los niños que han sido infectados con el virus que causa COVID-19 desarrollan un trastorno llamado síndrome inflamatorio multisistémico en los niños. Los niños pueden desarrollar este síndrome alrededor de 2 a 4 semanas después de la infección, y algunos de estos niños no presentaron síntomas de COVID-19. Estos niños requieren hospitalización y muchos necesitan terapias de apoyo complejas para ayudar a responder a lo que parece ser la fuerte respuesta del organismo a la infección con el virus. Algunos niños con esta afección han fallecido.

¿Qué pueden hacer los padres?: la forma más importante de prevenir COVID-19 es evitar infectarse. Todos los miembros de la familia deben seguir recomendaciones importantes. Primero, practique las 3 W: (1) observe su distancia, manteniendo al menos una distancia de 2 metros entre usted y los demás; (2) use una mascarilla cuando esté fuera de su casa; y (3) lávese las manos con frecuencia con agua y jabón durante más de 20 segundos, evitando tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar. En segundo lugar, evite las 3 C: (1) espacios cerrados con poca ventilación; (2) lugares concurridos con mucha gente cerca; y (3) entornos de contacto cercano, como conversaciones a corta distancia.

Las vacunas contra la gripe se recomiendan para todos los niños cada año para los niños mayores de 6 meses y son aún más importantes este año porque es posible contraer COVID-19 y gripe. Cuando esté disponible una vacuna COVID-19 segura y eficaz, hable con su médico sobre la vacunación que usted y su familia recibirán.

Los padres deben equilibrar las necesidades de sus hijos para mantenerse seguros con sus necesidades de aprender y socializar con sus compañeros. Los padres deben consultar a su sistema escolar y al departamento de salud para obtener la mejor información sobre la propagación local de COVID-19, las reglas y recomendaciones del área y los procedimientos escolares. Debemos mantener a los niños seguros y aprendiendo mientras minimizamos los riesgos para ellos mismos, sus amigos, familiares, incluidos los abuelos y otros miembros vulnerables de la sociedad.

Javier López Ávila
Urgencias de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Categorías

Congreso SEPEAP 2021