Recientes

Test de diagnóstico rápido en el diagnóstico de la gastroenteritis por Campylobacter

La infección por Campylobacter es la causa más frecuente de gastroenteritis aguda bacteriana en la edad pediátrica en nuestro medio. El género Campylobacter esta constituido por un grupo de bacterias Gram negativas comensales del tracto intestinal de algunos animales, especialmente las aves de corral, por lo que la mayoría de las infecciones se producen a partir de las mismas y especialmente a partir del pollo. Se calcula que hasta un 60% de las carcasas de pollo pueden estar contaminadas. Otros animales como cerdos y ovejas también pueden albergar especies de Campylobacter en su tubo digestivo. Las dos especies que infectan más habitualmente a los humanos son Campylobacter jejuni y Campylobacter coli.

La infección se produce a partir de la ingesta de carne no adecuadamente cocinada u otros alimentos que han sufrido contaminación cruzada en el momento de su preparación. Una forma habitual de contagio de este tipo es cortar carne de ave sobre una superficie y sin limpieza posterior preparar con los mismos utensilios una ensalada u otra comida cruda. El agua también puede ser un vehículo de contaminación. La dosis infectante es baja y se ha estimado en 500 bacterias. La transmisión de persona a persona es infrecuente pero el lavado de manos es esencial en personas que tienen diarrea por Campylobacter para evitar la contaminación de los alimentos en el entorno doméstico. Es una infección que afecta fundamentalmente a niños, pero se observa también un pico de incidencia en adultos jóvenes. Es también una causa frecuente de diarrea del viajero.

Clínica

El cuadro clínico de ambas especies es indistinguible y es similar al que presentan algunos otros patógenos bacterianos como Salmonella o Shigella, aunque en general tiende a ser menos severo. El período de incubación es corto, generalmente 2-5 días. Las manifestaciones clínicas más habituales son diarrea, dolor abdominal cólico, fiebre y vómitos. En ocasiones la fiebre y el dolor abdominal pueden preceder la aparición de diarrea. Una característica adicional que permite sospechar Campylobacter como agente etiológico de una diarrea aguda es la presencia de estrías de sangre en ocasiones con mucosidad. Si bien es cierto que la presencia de sangre puede ocurrir en otras gastroenteritis bacterianas, la presencia de estrías de sangre en nuestro medio, en el contexto de un cuadro de diarrea aguda que en ocasiones incluso cursa sin fiebre ni vómitos es altamente sugestiva de Campylobacter. La presencia de dolor abdominal es variable y puede ser desde muy leve a intenso y puede hacer pensar en un cuadro de apendicitis. La duración de la gastroenteritis es variable pero en ocasiones puede durar hasta 7 o más días.

En la edad pediátrica las complicaciones son infrecuentes. Dos complicaciones tardías descritas son la artritis reactiva y el síndrome de Guillain-Barré y son también más frecuentes en adultos.

Diagnóstico

El diagnóstico es clínico y debe sospecharse ante toda diarrea con dolor abdominal, vómitos, fiebre, pero especialmente ante la presencia de sangre que no obstante solamente ocurre en el 50% de los casos. La confirmación diagnóstica se realiza mediante la práctica de un coprocultivo. En la práctica la solicitud de coprocultivo se limita a casos en los que la clínica sea muy llamativa o se prolongue la duración del cuadro.

En los últimos años se han comercializado test de diagnóstico rápido (TDR) que permiten en la misma consulta confirmar o descartar la sospecha diagnóstica de gastroenteritis aguda por Campylobacter. En nuestro medio disponemos de un test inmunocromatográfico cualitativo que detecta Campylobacter sp. con un sensibilidad cercana al 90% y una especificidad del 98%. La gran ventaja de estos test en relación al cultivo es la rapidez del diagnóstico que a su vez tiene un implicación muy importante en el tratamiento.

Tratamiento

La gastroenteritis por Campylobacter es una enfermedad generalmente leve y autolimitada y la mayoría de los autores recomiendan únicamente el tratamiento de soporte de la misma con soluciones de rehidratación oral en caso de necesidad como consecuencia del número de deposiciones y la profusión de los vómitos. Existe un concepto clásicamente arraigado que es la abstención del tratamiento antibiótico en las gastroenteritis agudas bacterianas.

Sin embargo, específicamente en el caso de la gastroenteritis por Campylobacter, se ha demostrado un beneficio del tratamiento, especialmente si se instaura de forma precoz (en los primeros 3 días del cuadro) algo que resulta mucho más factible de realizar cuando se utiliza un TDR para el diagnóstico. La mayoría de los autores continúan recomendando la abstención de tratamiento antibiótico excepto en las formas graves con fiebre elevada, dolor abdominal intenso y sangre. La excreción de la bacteria en heces en ausencia de tratamiento antibiótico se puede prolongar de 2 a 7 semanas.

En una dilatada experiencia personal, corroborada por otros colegas, hemos observado que el tratamiento muy precoz con azitromicina u otro macrólido durante 1 a 3 días se acompaña de una mejoría clínica inmediata con desaparición de la sangre en heces indicando una curación de las lesiones a nivel de la mucosa intestinal. Esta observación no significa que todas las gastroenteritis por Campylobacter deban tratarse pero si pueden tratarse aquellas que se diagnostiquen de forma muy precoz y aquellas en las que recibido el coprocultivo, generalmente al cabo de 5-7 dias o más, el paciente continue sintomático. En caso de estar asintomático en el momento de la confirmación mediante coprocultivo no es necesario ningún tratamiento ni tampoco un cultivo de control.

El antibiótico de elección es la azitromicina a dosis de 5 mg/kg/día durante 1 a 3 días.

Diego L. Van Esso Arbolave

Bibliografia:

  1. Allos BM. Clinical manifestations, diagnosis and treatment of Campylobacter infection. Consultado en www.uptodate.com
  2. Karmali MA, Fleming PC. Campylobacter enteritis in children. J Pediatr 1979;94:527.
  3. Butzler JP. Campylobacter, from obscurity to celebrity. Clin Microbiol Infect 2004; 10:686-76.
  4. Ternhag A, Asikainen T, Giesecke J, Ekdahl K. A meta-analysis on the effects of antibiotic treatment on duration of symptoms caused by infection with Campylobacter species. Clin Infect Dis 2007;44:696.
  5. Van Esso D, Fontanals D,  Martin Santana J,  Carnicer J, Canela R.: Susceptibility of Campylobacter jejuni/coli to Medecine et Maladies Infectieuses 1985; tome 15 N° special: 16-19

 

 

Últimos Tweets