Recientes

Enfoque diagnóstico de la apendicitis pediátrica

Luo CC, Chien WK, Huang CS, et al. Trends in diagnostic approaches for pediatric appendicitis: nationwide population-based study. BMC Pediatrics. 2017;17:188

Las apendicectomías son uno de los procedimientos quirúrgicos generales más comunes que se realizan en la población pediátrica, pero a pesar de ello continúa siendo un importante desafío diagnóstico para los médicos. Esto es especialmente cierto en niños muy pequeños cuya historia no es típica y cuyos resultados del examen tampoco son fiables, por lo que un diagnóstico tardío puede dar como resultado la perforación del apéndice, peritonitis o la formación de abscesos intraabdominales.

Tradicionalmente, el diagnóstico de apendicitis tanto en niños como en adultos se ha realizado mediante una historia clínica y un examen físico aunque recientemente se han utilizado ultrasonidos (US) y tomografía computarizada (TAC) para ayudar a diagnosticar apendicitis. Ambos procedimientos han demostrado ser muy sensibles y específicos. El TAC se ha vuelto cada vez más común como herramienta de diagnóstico en adultos y niños para descartar la apendicitis con la esperanza de mejorar la precisión diagnóstica.

En este estudio identificaron 44.529 pacientes menores de 18 años que habían sido hospitalizados con un diagnóstico de apendicitis aguda entre 2003 y 2012. Se analizaron los porcentajes de casos en los que se realizó ecografía (US) y/o tomografía computarizada (TAC) y los casos de apendicitis no perforada vs perforada. Hubo más casos de apendicitis no perforada (N = 32,491) que apendicitis perforada (N = 12,038). La tasa de casos no perforados disminuyó de 0,068% en 2003 a 0,049% en 2012; los casos perforados se mantuvieron relativamente estables. El porcentaje de evaluación por TC aumentó del 3% en 2003 al 20% en 2012. El porcentaje de evaluación de TAC o US disminuyó gradualmente del 97% en 2003 al 79% en 2012. Las odds ratios de un apéndice perforado para los pacientes diagnosticados con US, TAC o ambos fueron 1.227 (IC 95% 0.91, 1.65; p = 0.173), 2.744 (IC 95% 2.55, 2.95; p <0.001) y 5.062 (IC 95% = 3.14, 8.17; p <0.001), respectivamente, en comparación con los pacientes a los que no se les realizó TAC o ECO. Las odds ratios de un apéndice perforado para los pacientes de 7-12 y ≤6 años de edad fueron 1.756 (IC del 95%: 1,67; 1,84; p <0,001) y 3,094 (IC del 95%: 2,87; 3,34; p <0,001), respectivamente comparados con los de 13-18 años de edad.

Este estudio demostró que el uso de la tomografía computarizada como herramienta de diagnóstico para la apendicitis aguda aumenta anualmente. La mayoría de los pacientes, especialmente los ≤6 años a los que se realizó TAC, tenían un mayor riesgo de tener apendicitis perforada. Recomiendan una apendicectomía precoz en aquellos pacientes pediátricos con síntomas clínicos típicos y hallazgos físicos compatibles con apendicitis no complicada para evitar el riesgo de perforación apendicular y sus complicaciones.

Laura Martínez Figueira
Médico Interno Residente de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Últimos Tweets

    Please check your internet connection.