Actualidad

La etapa de la adolescencia

24 Ago 2021 | Zona Padres Adolescente

La adolescencia es la edad que sucede a la niñez y que transcurre desde la pubertad hasta la edad adulta. Se acompaña de intensos cambios físicos, psicológicos, emocionales y sociales.

Desde el punto de vista biológico es el periodo más sano de la vida y la mayoría de los jóvenes se sienten con buena salud. Sin embargo, es un periodo de grandes riesgos, ya que la mayoría de los problemas y necesidades de salud del adolescente se extenderán a la edad adulta: uso de drogas, conductas sexuales arriesgadas, obesidad, embarazos, violencia, problemas nutricionales, de salud mental, etc., y tendrán una repercusión en su estilo de vida y salud futura.

Se suele dividir la adolescencia en tres etapas:

  • Adolescencia temprana: abarca aproximadamente desde los 10 u 11 años hasta los 14, y se caracteriza fundamentalmente por el inicio de la pubertad, donde se producen los grandes cambios físicos, que afectan al crecimiento y maduración sexual.
  • Adolescencia media: entre los 15 y los 17 años, caracterizada, sobre todo, por los conflictos familiares, debido a la importancia que adquiere el grupo.
  • Adolescencia tardía: desde los 18 a los 21 años, caracterizada por la reaceptación de los valores paternos y por asumir las tareas y responsabilidades propias de la edad adulta.

Crecimiento y desarrollo

En la adolescencia se logra el 25% de la talla adulta y el 25-50% de peso ideal del adulto. Los cambios más llamativos tienen lugar en la esfera sexual, ya que en esta etapa se adquiere la fertilidad.

En las chicas el primer signo de desarrollo puberal es el aumento del botón mamario que se inicia a los 8 años, el pico máximo de velocidad en altura ocurre pronto, mientras que la primera menstruación es un evento tardío (12,8 años) y señala la disminución del crecimiento: media 7cm.

En los chicos, la pubertad puede suceder 2 años más tarde. El primer signo de desarrollo puberal es el aumento del volumen testicular, que puede aparecer alrededor de los 9 años. El pico de máxima velocidad en altura es tardío.

Es importante saber que hay grandes variaciones individuales entre los adolescentes, lo que aumenta la confusión al compararse con sus compañeros continuamente.

Desarrollo psicosocial

Existe un amplio rango de normalidad en la conducta y el desarrollo psicosocial, la adolescencia constituye una etapa puente, en la que se abandona comportamientos y actitudes infantiles para encaminarse a formar la identidad de un individuo joven.

Adolescencia temprana: 10-13 años

El adolescente tiene menor interés por los padres, su comportamiento y su humor cambia. Se produce un vacío emocional que en ocasiones se manifiesta por disminución del rendimiento.

Sienten preocupación por su cuerpo y los cambios. ¿Soy normal? Los padres debemos saber dar respuesta y tener cuidado con los comentarios para mantener su autoestima y seguridad.

Tienen un gran interés por amigos del mismo sexo, cuyas opiniones adquieren gran importancia, por lo que es importante procurar que sean relaciones que aporten valores positivos: deporte, música, etc. Además, hay una gran presión del grupo en la toma de decisiones.

Mejoran las capacidades cognitivas, apareciendo objetivos vocacionales idealistas e irreales (convertirse en modelos, estrellas de rock…), necesidad de intimidad (diario). Empiezan con la falta de control de impulsos, desafiando a la autoridad y dando lugar a conductas arriesgadas o peligrosas.

Consejos para padres:

  • Mantener una buena comunicación con los hijos, intersándonos por su sus amigos, el colegio, sus logros alcanzados.
  • Estimular el sentido de responsabilidad, de respeto hacia los demás y ayudarle a desarrollar su criterio de lo que es correcto y no.
  • Favorecer la realización de deporte de grupo, lectura, hacer cosas en familia
  • Utilizar la disciplina para guiarlo y protegerlo, estableciendo reglas claras.

Adolescencia media: 14-17 años

Época de máximo conflicto con los padres, afán de contradicción. Se vuelven más independientes, con personalidad e intereses propios, aunque los padres todavía son muy importantes.

Comienza la aceptación de su cuerpo y tienen interés por hacerlo más atractivo. Precaución porque son muy sensibles a los mensajes publicitarios y a las modas.

Época de máxima interacción con los amigos y sus valores, formas de vestir…separándose más de la familia. Empiezan las relaciones heterosexuales.

Aumento de su capacidad intelectual y creativa. Los objetivos no son tan idealistas y van notando sus limitaciones. Cuidado con la autoestima. También aparecen los sentimientos de omnipotencia e inmortalidad que conduce a comportamientos de riesgo: accidentes, drogradicción, embarazos….

Consejos para padres:

  • Ser honesto y directo con nuestro hijo cuando le hablemos de temas delicados como las drogas, el alcohol, el hábito de fumar y las relaciones sexuales.
  • Ayudarle a tomar decisiones saludables y, a su vez, anímarlo a tomar sus propias decisiones.
  • Respetar las opiniones del hijo, y tener en cuenta sus ideas y sentimientos. Es importante que sepa que lo escuchamos.
  • Animar a realizar actividad física. Puede entrar en un equipo o practicar un deporte individual. Las tareas domésticas como cortar el césped, sacar el perro a pasear y lavar el automóvil también sirven para que se mantenga activo.
  • Animar a que duerma lo necesario, a que haga suficiente ejercicio, y a que se alimente de forma saludable y equilibrada (importante comer en familia).

Adolescencia tardía: 18-21 años

Época de reaceptación de los valores y consejos paternos. Siguen dependiendo de los padres, dificultades para conseguir la independencia económica.

Se completa el crecimiento y desarrollo puberal, los cambios son aceptados, pero la imagen preocupa si hay alguna anomalía.

Los amigos y el grupo son menos importante. Empiezan las relaciones íntimas (se establecen las parejas).

Durante esta época, los adolescentes desarrollan sus propias opiniones y su personalidad. Se muestran más preocupados por sus estudios, planes y trabajos futuros. Delimitación de valores religiosos, morales y sexuales y se establece la capacidad de comprometerse y establecer límites.

Todos estos cambios hay que saber conocerlos e intervenir cuando se generen conflictos que pueden repercutir en su salud y la familia.

adolescencia

Factores de riesgo y protección en la adolescencia

Los adolescentes no forman un grupo homogéneo y cada adolescente responde a las situaciones de la vida de forma personal y única, influido por diferentes factores de riesgo y protección (resilencia).

El comportamiento de los jóvenes ha cambiado, son consumidores de moda y tecnología, la cultura del ocio ha sustituido al esfuerzo personal, tendencia al aislamiento social, uso de redes sociales. Pero el adolescente de hoy en día no es mejor ni peor que en otras épocas, su comportamiento es el reflejo de la sociedad que les ha tocado vivir.

La familia, pilar básico en el joven también ha cambiado, se ha reducido su tamaño, hay nuevas formas familiares, han aumentado las separaciones, padres más permisivos…

Por tanto, ya que el adolescente es el reflejo del entorno y la familia que le rodea, será importante a nivel:

  • Familiar: dedicarle tiempo de calidad y hacerle sentirse querido, premiar sus logros, favorecer el desarrollo de amistades. En definitiva, desarrollar un equilibrio entre apoyo, tolerancia y límites adecuados.
  • Comunidad: promover actividades para adolescentes recreativas, educacionales, deportivas y sociales, dar apoyo a las familias, ofrecer servicios integrales de salud y educación para adolescentes.

Ocio

Deporte

En la adolescencia la actividad física suele implicar la realización de un deporte, con sus reglas y sus normas. Es importante incentivar realizar actividad física de forma regular, para evitar el sedentarismo, además favorece las relaciones sociales y la autoestima.

Es importante elegir un deporte adecuado a sus gustos y sus habilidades, por lo que a veces habrá que probar diferentes actividades físicas hasta encontrar la adecuada.

Un buen ejemplo es que los padres practiquen alguna actividad física. Muy adecuado realizar actividad física en familia: excursiones, rutas de montaña, bicicleta…

Lectura

Mantener un buen hábito de lectura es importante, ya que nos enseñara a escribir, hablar y pensar mejor. Según avanza la adolescencia esté hábito va disminuyendo, una manera de fomentarlo como padres es predicar con el ejemplo.

Videojuegos

Los videojuegos son una fuente importante de entretenimiento y diversión. Es importante elegir el adecuado su edad y con unas normas claras de uso.

Como aspectos positivos, favorecen la alfabetización digital, uso de lógica, estrategias, juego colaborativo

Sin embargo, buena parte de la culpa de los aspectos negativos de los videojuegos reside, precisamente, en su capacidad para atraer y focalizar el interés de los jugadores

Importante destacar que el fracaso escolar sí está relacionado con el uso excesivo de videojuegos y especialmente en aquellos que consumen contenidos violentos.

Nuevas tecnologías

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), se definen como aquellas herramientas y programas que tratan, administran, transmiten y comparten información mediante soportes tecnológicos. En los adolescentes los soportes más utilizados son los smartphones y las tabletas. Internet es un medio más de comunicación, siendo las redes sociales online una herramienta de socialización con sus iguales.

Son una herramienta muy útil, pero con riesgos potenciales que deben ser conocidas por los padres y profesores para poder educar a los menores.

Los menores además son nativos digitales y muchos hijos están más preparados que sus padres, pero esto no significa que hagan un uso responsable o saludable de las tecnologías. Como padres tenemos el deber de estar actualizados.

El uso del teléfono móvil propio debe retrasarse lo máximo posible, y en el momento que se decide dar el paso se deben establecer los límites claros de su uso y qué aplicación le van a dar.

Decálogo de buenas prácticas con el uso de la tecnología:

  1. Los dispositivos tecnológicos han de ser adecuados al nivel de desarrollo del niño y a sus necesidades de aprendizaje
  2. Las oportunidades, riesgos y normas de uso de las tecnologías se tratarán con los menores.
  3. Las tecnologías se situarán en espacios comunes y su uso se recomienda que sea compartido con los adultos
  4. El tiempo de conexión con la tecnología se debería compartir con el de no conexión
  5. Enseña a tus hijos a tratar a los demás en las redes sociales como les gustaría que les trataran a ellos.
  6. No toda la información que existe en Internet es fiable o válida, enseña a tu hijo a ser crítico.
  7. Estar al día de la evolución de la tecnología, te facilitará acompañar a tu hijo en su incorporación
  8. Sé un ejemplo del uso responsable de Internet. Enseña a tu hijo las utilidades que tú haces servir
  9. Permanece atento ante cualquier situación que pueda ser síntoma de adicción.
  10. Haz un uso razonable de la tecnología, sé coherente con las conductas que exiges a tu hijo.

Sueño

Los adolescentes necesitan dormir más que los adultos, unas 9-10 horas al día. Se acuestan y se levantan más tarde. Los despertares por la noche disminuyen.

El uso de pantallas antes de dormir disminuye significativamente el tiempo de sueño, aumenta la sensación de tener un sueño no reparador y aumenta la probabilidad de despertar precoz.

Dormir pocas horas o tener una mala calidad del sueño influye de forma negativa en la esfera física, psicológica y de conducta, pudiendo afectar al rendimiento académico y las relaciones sociales.

La medida más eficaz es apagar el dispositivo y sacarlo fuera del dormitorio.

Accidentes

Al tener más independencia y menos supervisión de un adulto, corren más riesgo de sufrir lesiones por caídas y otros accidentes. Los accidentes automovilísticos son la causa más común de muerte por lesión no intencional entre los adolescentes.

Por tanto en esta época de la vida sigue siendo importante:

  • Proteger al adolescente cuando viaje en automóvil y usar el cinturón de seguridad
  • Saber dónde está su hijo y si habrá adultos presentes en ese lugar. Ponerse de acuerdo sobre cuándo nos debe llamar, dónde podemos encontrarlo y a qué hora debe regresar a casa.
  • Asegurarnos de que usa un casco para andar en bicicleta, en patinete o en patines; al andar en motocicleta, trineo o un vehículo todoterreno; o para practicar deportes de contacto.

Los niños y el tiempo de pantalla con Laboratorios Heel

Categorías

Congreso SEPEAP 2021