Recientes

¿Puede sustituir la medición de la temperatura frontal o timpánica a la temperatura rectal?

Backer Mogensen C, Wittenhoff L, Fruerhøj G and Hansen S. Forehead or ear temperature measurement cannot replace rectal measurements, except for screening purposes. BMC Pediatr. 2018; 18:15

La medición rectal es el estándar oro para la medición de la temperatura en niños con infecciones agudas. El uso de la temperatura frontal o timpánica es un método menos traumático y permite una clasificación más rápida. Un metanálisis reciente basado en 75 estudios concluyó que los datos de alta calidad eran limitados y que los termómetros periféricos no tenían una precisión clínicamente aceptable para ser recomendados para uso clínico. Sin embargo, la calidad de estos dispositivos ha mejorado en los últimos años. El objetivo del presente estudio fue, en una población de niños de la vida real, evaluar, con base en la tecnología actual, si las mediciones de la temperatura de la frente o del oído podrían usarse como una herramienta de detección para detectar la fiebre; y, en segundo lugar, evaluar si estas mediciones concuerdan con la temperatura rectal dentro de los diferentes grupos de edad.

Realizaron un estudio clínico transversal, que comparó las temperaturas frontales y timpánicas con la temperatura rectal de 996 niños de 0 a 18 años. La mediana de edad de los niños fue de 24 meses, el 49% fueron niñas y, según las temperaturas rectales, el 39% de los niños tenían fiebre.

Para toda la población, el termómetro timpánico tenía una capacidad significativamente mayor para detectar fiebre que el termómetro temporal (AUC 0.972, IC 95%: 0.963-0.981 versus AUC 0.931, IC 95%: 0.915-0.947, p <0.0001). El termómetro temporal tuvo una sensibilidad que oscilaba entre el 72 y el 92%, mientras que el termómetro timpánico tuvo una sensibilidad del 67 al 93%. Ambos dispositivos tenían la sensibilidad más baja en los niños más pequeños y en los mayores, y solo el termómetro timpánico alcanzó una sensibilidad superior al 90% en el grupo de niños de 6 meses a 5 años. Los límites de concordancia del 95% para el termómetro frontal estaban entre -1.2 a + 1.5 ° C y para el termómetro timpánico entre -0.97 a + 1.07 ° C.

Concluyen que, como herramienta de detección para detectar fiebre ≥38.0 °C, el termómetro timpánico era significativamente mejor que el termómetro frontal. Por este motivo, no recomiendan actualmente la medición frontal de la temperatura. Para la medición exacta de la temperatura, el método rectal sigue siendo el más recomendado.

Laura Martínez Figueira
Médico Interno Residente de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Últimos Tweets