Recientes

Uso de corticoides orales para las sibilancias en niños pequeños

Abrams EM, Becker AB, Szefler SJ. Use of Oral Corticosteroids in the Wheezy Toddler. J Pediatr. 2018;201:16-20

Más del 50 % de los niños pequeños tendrán al menos un episodio de sibilancias. En comparación con los niños mayores tienen peor control de los síntomas y más visitas médicas. La mayoría de niños pequeños con sibilancias repetidas no progresarán a asma persistente en edades posteriores.

Existe controversia sobre el tratamiento en este grupo de edad. Los corticoides orales (OCS) se usan con cierta frecuencia extrapolando los datos de su utilidad en niños mayores (disminuye el uso de medicamentos de rescate, reduce el riesgo de hospitalización y previene la recaída del asma). La GINA considera que para este grupo de edad la evidencia disponible para su uso es débil. En el artículo se examina su papel en la primera infancia, diferenciando si es a nivel hospitalario o ambulatorio. Se exponen los resultados de los diferentes estudios, con conclusiones. Se realiza una búsqueda sistemática de estudios en PubMed entre los años 1990-2018 (marzo) sobre eficacia (con resultados dispares), utilidad y efectos secundarios.

Aljebab et al. realizaron una revisión sistemática de la toxicidad de los OCS de corta duración en niños. Examinaron 38 estudios con 3200 niños, de los cuales 850 tuvieron un efecto adverso: vómitos (5,4%), cambios de comportamiento (4,7%), trastornos del sueño (4,3%), y otros menos frecuentes (supresión suprarrenal, aumento de la presión arterial, aumento de peso e hiperglucemia). El efecto secundario más preocupante fue una mayor susceptibilidad a la infección (incidencia de 0.9%) con un fallecimiento por virus varicela zóster. También hay estudios que evidencian mayor riesgo de osteopenia y trastorno de la mineralización ósea.

Sugieren que puede existir una “sobreprescripción sustancial” de OCS en niños, lo que es preocupante especialmente para aquellos niños con síntomas más persistentes y su uso a nivel ambulatorio, donde el beneficio no se ha demostrado claramente en el grupo de edad de los niños pequeños.

A la espera de estudios más definitivos, aún se debe considerar, valorando el beneficio-riesgo su uso en hospitalizados, servicios de urgencias o para los niños pequeños con episodios recurrentes de sibilancias (que es más probable que indique asma emergente en lugar de bronquiolitis viral).

Ángel Martín Ruano
Pediatra de EAP. CS San Bernardo Oeste. Salamanca
Profesor Asociado. Facultad Medicina. Universidad de Salamanca

Últimos Tweets