Actualidad

Dibujando el dolor abdominal: una herramienta poderosa para distinguir entre el dolor abdominal orgánico y funcional

20 Mar 2024 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Noticias

Opp J, Schürmann M, Jenke A, Job B. Drawing the abdominal pain: A powerful tool to distinguish between organic and functional abdominal pain. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2024 Feb 22

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/38385706/

El dolor abdominal es una sintomatología común en niños y adolescentes, y en la mayoría de los casos no se logra identificar una causa orgánica específica, clasificándose como dolor abdominal funcional. Distinguir esta patología de otros trastornos orgánicos, como la enfermedad inflamatoria intestinal, representa uno de los desafíos más importantes para los pediatras, dada la falta de directrices claras para diferenciar el dolor abdominal funcional. Aunque existen signos de alarma que indican la necesidad de una evaluación exhaustiva, distintos estudios han demostrado que solo se puede identificar una causa orgánica en un porcentaje relativamente bajo de casos. La forma en que los niños describen el dolor ha recibido escasa atención hasta la fecha. A menudo se les pregunta dónde y cuánto les duele, pero se presta poca atención a cómo lo expresan, cómo lo enfatizan o como de relevante lo consideran. Investigaciones previas sugieren que examinar estos detalles podría proporcionar información útil para distinguir entre distintos tipos de dolor.

Basándose en estas investigaciones previas, los investigadores plantean la hipótesis de que el análisis de la expresión gráfica de los síntomas subjetivos de los pacientes, así como su comportamiento interactivo, puede ayudar a diferenciar entre el dolor abdominal funcional y orgánico. En el estudio se realizó un análisis lingüístico de las descripciones de dolor en niños y adolescentes, examinando las conversaciones médico-paciente de aquellos que fueron hospitalizados para aclarar el origen de su dolor abdominal. Este análisis reveló que la tarea de dibujar el dolor proporcionaba información relevante sobre el mismo por parte del paciente.

En total, se analizaron veintidós interacciones, de las cuales quince niños fueron diagnosticados de dolor abdominal orgánico y siete de dolor abdominal funcional. Se observaron diferencias marcadas entre ambos grupos. Por ejemplo, los quince niños con dolor abdominal orgánico percibieron la tarea de dibujar un cuadro del dolor como un deber, mientras que los siete niños con dolor abdominal funcional la utilizaron como una oportunidad para proporcionar descripciones detalladas sobre la naturaleza del dolor y cómo afectaba su calidad de vida.

En conclusión, el análisis de las estrategias de interacción de los pacientes en respuesta a la tarea de dibujar proporciona pistas relevantes sobre si el dolor abdominal es funcional o requiere una investigación adicional para determinar sus causas orgánicas. Además, el contenido emocional del dibujo ayuda a describir la situación con mayor detalle. Los datos del estudio sugieren que evaluar el cambio en la descripción del dolor durante el proceso de dibujo puede ofrecer un valor diagnóstico adicional.

Beatriz Martín López-Pardo

Pediatra. Unidad de Diagnóstico y Tratamiento de Enfermedades Metabólicas Congénitas. Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela.

Descuentos para socios
Congreso SEPEAP 2024 - Valencia