Actualidad

El Meningococo B, causante habitual de la Meningitis bacteriana

21 May 2015 | Actualidad, Actualidad para Padres, Carrusel, Contenido para padres

  • El meningococo B es el causante del 71% de las meningitis bacterianas
  • Entre el 10 y el 14% de los casos de enfermedad meningocócica son letales
  • Entre un 8 y un 20% de los que sobreviven tienen secuelas neurológicas a largo plazo
  • El coste anual asociado a la hospitalización de los afectados es de más de cinco millones de euros, sin tener en cuenta otros costes de Atención Primaria.

Neisseria_meningitidis by Public Health Library Free domainLa enfermedad meningocócica es una infección grave causada por Neisseria meningitidis (N. meningitidis) que incluye diversas formas clínicas, como meningitis y sepsis. Se han identificado 12 serogrupos de N. meningitidis, 6 de los cuales (A, B, C, W135, X e Y) pueden afectar al ser humano. La mayoría de ellos son endémicos.

Las cepas del serogrupo B que causan enfermedad invasiva son más diversas genéticamente que las de otros serogrupos. La infección por meningococo B (MenB) es la principal causa de enfermedad invasiva en países desarrollados, en los que lactantes y adolescentes son las poblaciones más vulnerables a presentar las formas más graves de la enfermedad. La mayor parte de los casos de enfermedad meningocócica suceden durante el invierno y el inicio de la primavera.

La epidemiología de la enfermedad varía según el área geográfica y el serogrupo. Los serogrupos B y C predominan en países industrializados, siendo los responsables de la mayoría de los casos en Europa y el continente americano. La incidencia de la enfermedad meningocócica varía con la edad, con las tasas más altas en lactantes, seguidos de los adolescentes y los adultos jóvenes.

El serogrupo B es el causante de la mayor parte de los casos de esta enfermedad en Europa. De los casos notificados de 2009 el 71% fue producido por el serogrupo B (particularmente en aquellos países que introdujeron vacunas conjugadas para el serogrupo C), el 13% por el serogrupo C y el 4% por el serogrupo Y. Entre 1993 y 1996, el serogrupo B ya había sido causante del 68% de los casos declarados en Europa.

EN ESPAÑA

Enf. Meningocócica 2013 CASOS 1/100.000
Andalucía 76 0,91
Aragón 5 0,37
Asturias 15 1,41
Baleares 3 0,27
Canarias 10 0,47
Cantabria 4 0,68
Castilla La Mancha 17 0,82
Castilla y León 14 0,56
Cataluña 34 0,46
Ceuta 0 0
C. Valenciana 22 0,44
Extremadura 9 0,82
Galicia 28 1,02
Madrid 41 0,64
Melilla 1 1,2
Murcia 12 0,82
Navarra 4 0,63
País Vasco 21 0,97
Rioja 2 0,63
TOTAL 318 0,68

La introducción de la vacuna frente al serogrupo C en el año 2000 ha determinado un cambio importante en la epidemiología de la enfermedad meningocócica en nuestro país, dejando al serogrupo B como el principal responsable de la enfermedad invasiva.

El descenso del número de casos del serogrupo B que se ha observado, particularmente en el año 2010, es similar al descenso que se ha observado en otros países europeos. Puede tener su origen en la naturaleza cíclica de la enfermedady estar determinado por diversos factores ambientales y conductas asociadas a riesgo. Se estima que entre el 10 y el 14% de los casos de enfermedad meningocócica son letales, y entre un 8 y un 20% de los que sobreviven tienen secuelas neurológicas a largo plazo. Entre las secuelas asociadas a la meningitis bacteriana y la septicemia meningocócica se encuentran: pérdida auditiva, amputaciones, complicaciones cutáneas, problemas psicosociales, hidrocefalia, problemas neurológicos y de desarrollo e insuficiencia renal.

Es importante considerar el impacto económico y la carga de hospitalización generada por la enfermedad meningocócica en nuestro país. Un estudio sobre las hospitalizaciones y los fallecimientos relativos a la enfermedad meningocócica, basado en los datos de CMBD entre 1997 y 2008, mostró una incidencia anual de hospitalización de 2,33 por 100 000 habitantes, con un coste anual asociado de más de cinco millones de euros, sin tener en cuenta otros costes de Atención Primaria.

En general, la sepsis y la meningitis son las formas clínicas habituales de la enfermedad meningocócica. Pueden aparecer de forma aislada o presentarse las dos a la vez en el mismo paciente. La sepsis meningocócica se presenta con fiebre, petequias y erupción maculopapular. La mayoría de las veces, estas lesiones cutáneas aparecen en las primeras 24 horas del inicio de la fiebre. Un 10-20% de los pacientes puede presentar una sepsis fulminante con púrpura, hipotensión, disfunción miocárdica y, finalmente, fallo multiorgánico en pocas horas, con una elevada mortalidad.

La meningitis sin sepsis suele presentarse con vómitos, fotofobia, cefalea, rigidez de nuca, alteración variable del nivel de consciencia (desde obnubilación hasta coma) y, en lactantes, fontanela abombada o rechazo del alimento. En la meningitis aislada no suelen aparecer lesiones cutáneas.

Es preciso tener presente que, en ocasiones, la sintomatología de la enfermedad meningocócica, tanto la sepsis como la meningitis, es inespecífica en las primeras horas y puede confundirse con un proceso infeccioso de etiología viral.

Excepcionalmente, el meningococo puede ocasionar otras formas clínicas, como artritis, neumonía, endocarditis o pericarditis. La enfermedad meningocócica es una enfermedad potencialmente fatal y debería ser siempre contemplada como una urgencia médica. El tratamiento antibiótico precoz es uno de los factores más importantes en el pronóstico de la enfermedad; por tanto, se debe empezar el tratamiento en la misma consulta del centro de salud, antes de derivar al paciente al hospital.

Categorías

Congreso SEPEAP 2021