Actualidad

The urgent matter of online pro-eating disorder content and children: clinical practice. Custers K. Eur J Pediatr. 2015;174:429–433

Anorexia by Santiago Alvarez in Flikr (CC BY-NC-ND 2.0)Los trastornos de la conducta alimentaria, en su amplio espectro, se han adaptado mejor a la aparición de las nuevas tecnologías y redes sociales que las familias y profesionales de la salud. Algunos estudios recientes indican que páginas web con contenido a favor de los desórdenes alimenticios acumulan 13 millones de visitas al año. La mayoría de las páginas contienen foros en los que se intercambian dietas, diarios de comida y mensajes de refuerzo al trastorno de conducta. El aislamiento social y la sensación de soledad que les genera son características habituales en los individuos afectos de estos trastornos alimenticios. Es precisamente en las comunidades online donde encuentran el apoyo a su trastorno.

Diversos estudios intentan cuantificar el uso de estos contenidos online pro-trastornos alimenticios y de preocupación por engordar. Algunos cifran el primero en torno al 10% en niños entre 10 y 14 años, pero el miedo a engordar supone una ideación recurrente en torno al 50% de los niños entre 8 y 11 años.

La expansión de redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest, entre otras, han abierto el camino a dichos trastornos fuera del control del entorno del menor. El uso de dispositivos móviles con acceso a internet y el acceso al ordenador desde sus propias habitaciones dificulta la supervisión de los contenidos a los que acceden. El artículo propone instar a los padres a realizar un seguimiento de los contenidos online que consultan sus hijos, al igual que la frecuencia y la duración de los mismos. Atender a los pensamientos y sentimientos generados antes, durante y después de consultar dichos contenidos podría evitar la susceptibilidad a los mismos.

Como información complementaria indicar que los términos usados en redes sociales para catalogar los contenidos pro-anoréxicos y pro-bulímicos son “pro-Ana” y “pro-Mia”, respectivamente.

Gonzalo de la Fuente Echevarría
Pediatra de AP. CS Ciudad Rodrigo. Salamanca

Congreso SEPEAP 2021