Actualidad

Erupción mucocutánea infecciosa reactiva (RIME) secundaria a infección por SARS-CoV-2

23 Abr 2021 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Actualidad Grupo de Trabajo Dermatología, Carrusel

Zachary E. Holcomb ZE, Sadaf Hussain S, Huang JT, Delano S. Reactive Infectious Mucocutaneous Eruption Associated With SARS-CoV-2 Infection. JAMA Dermatol. 2021 Apr 7. doi: 10.1001/jamadermatol.2021.0385 

A medida que COVID-19, causado por el SARS-CoV-2, se propaga por todo el mundo, continúan surgiendo varios patrones de enfermedades dermatológicas asociadas. Los primeros informes clasificaron múltiples manifestaciones cutáneas de la infección por SARS-CoV-2. En este artículo, se reporta la observación de una erupción mucocutánea asociada recientemente en un paciente pediátrico con infección confirmada por SARS-CoV-2.

Un varón de 17 años previamente sano acudió al servicio de urgencias con 3 días de dolor en la boca y erosiones del pene indoloras. Una semana antes, presentó anosmia y ageusia transitorias que desde entonces se habían resuelto espontáneamente. En ese momento, se le hizo la prueba de infección por SARS-CoV-2 mediante la reacción en cadena de la polimerasa nasofaríngea (PCR), cuyos resultados fueron positivos. Negó fiebre, tos, disnea, rinorrea y síntomas gastrointestinales en ningún momento. Aunque había tomado paracetamol e ibuprofeno antes de acudir al servicio de urgencias, no tomó ningún fármaco antes del inicio de la erupción mucocutánea.

En la presentación inicial, el paciente no tenía fiebre ni distress. Sus signos vitales eran normales, incluida una frecuencia respiratoria de 16 rpm y una saturación de oxígeno del 97%. El examen físico reveló erosiones superficiales de borde bermellón de labios y paladar duro, erosiones eritematosas circunferenciales del glande periuretral y 5 pequeñas vesículas en tronco y extremidades superiores (Figura 1). El resto de los exámenes mucocutáneo (incluidas palmas y plantas), ganglios cervicales y cardiopulmonar fueron normales. Los resultados de las pruebas de laboratorio revelaron un recuento de glóbulos blancos normal (7030 leucocitos/μL) con linfopenia absoluta leve (930 linfocitos/μL), nivel de creatinina ligeramente elevado (1,2 mg/dL), función hepática normal, nivel de proteína C reactiva ligeramente elevado (3,0 mg/dL), nivel normal de dímero D (0.37 μg/mL) y nivel normal de ferritina (180 ng/mL). Los resultados de las pruebas microbiológicas revelaron PCR nasofaríngea de SARS-CoV-2 positiva repetida y pruebas de PCR nasofaríngeas negativas para Mycoplasma pneumoniae, adenovirus, Chlamydophila pneumoniae, metapneumovirus humano, influenza A/B, parainfluenza 1 a 4, rinovirus y virus sincitial respiratorio. Los títulos de los niveles de IgM de Mycoplasma pneumoniae fueron negativos, pero los niveles de IgG de Mycoplasma pneumoniae estaban elevados. Se hizo un diagnóstico de erupción mucocutánea infecciosa reactiva (RIME) asociada al SARS-CoV-2.

Se prescribió al paciente valerato de betametasona al 0,1%, pomada para labios y pene, solución de dexametasona intraoral, lidocaína viscosa, paracetamol e ibuprofeno. Sin embargo, notó un empeoramiento progresivo del dolor oral durante los 3 días siguientes, lo que provocó el inicio de la prednisona oral, 60 mg (aproximadamente 1 mg/kg), diariamente durante 4 días consecutivos (Figura 2A). Esto fue seguido por una mejoría drástica en su mucositis (Figura 2B). Tuvo una breve recurrencia de la mucositis oral 3 meses después, pero esto también se resolvió rápidamente con prednisona, 80 mg, durante 6 días.

Anteriormente conocido como exantema y mucositis inducidos por Mycoplasma, RIME ha surgido como la terminología preferida para incluir erupciones mucocutáneas causadas por otros agentes infecciosos. Este caso describe una RIME secundaria a infección por SARS-CoV-2, detalla su resolución con esteroides sistémicos, y señala la posibilidad de recurrencia con síntomas posteriores más leves, como se ha informado anteriormente. La combinación de anosmia y ageusia, múltiples pruebas de PCR positivas para el SARS-CoV-2 y ninguna otra coinfección identificada (el título elevado de IgG de Mycoplasma pneumoniae con bajo título de IgM y la PCR nasofaríngea negativa probablemente indicaron una exposición previa) sugieren que el SARS-CoV-2 fue el desencadenante infeccioso. La escasa afectación cutánea y la ausencia de lesiones en diana oscuras también distinguen a la RIME del síndrome de Stevens-Johnson y el eritema multiforme (que se han descrito en asociación con la infección por SARS-CoV-2). Además, la RIME se puede distinguir del recién descrito síndrome inflamatorio multisistémico en niños, que se asocia con características similares a la enfermedad de Kawasaki, incluida la afectación mucocutánea, síntomas sistémicos y marcadores inflamatorios sistémicos notablemente elevados. Este caso destaca lo que, según los autores, es el primer informe de RIME inducida por SARS-CoV-2 y distingue esta entidad de otras erupciones mucocutáneas con pronósticos y algoritmos de tratamiento sustancialmente diferentes.

Javier López Ávila
Urgencias de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Categorías

Congreso SEPEAP 2021