Actualidad

IMC infantil o peso/talla y el riesgo de desnutrición en la infancia entre los niños con fibrosis quística

14 Ene 2022 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Noticias

Zysman-Colman Z, Munsar Z, Sheikh S, et al. Infant BMI or Weight-for-Length and Risk of Undernutrition in Childhood Among Children with Cystic Fibrosis. J Pediatr. 2021 Dec 4:S0022-3476(21)01157-4.
doi: 10.1016/j.jpeds.2021.11.059

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34871592/

Una nutrición adecuada y apropiada es un componente clave de la atención a la fibrosis quística (FQ) y ha contribuido considerablemente a mejorar tanto la función pulmonar como el adecuado crecimiento. La hipótesis principal es que la concordancia entre el IMC de la OMS y la relación peso/talla es limitada, especialmente en los lactantes < 6 meses, y que la relación peso/talla se correlaciona negativamente con la talla. Asimismo, el IMC de la OMS se asociará más consistentemente con estado nutricional en la infancia y predecirá mejor la clasificación posterior del IMC en jóvenes con FQ.

El objetivo es, por tanto, comparar el rendimiento del peso/talla y el índice de masa corporal (IMC) como estimadores de la desnutrición en niños con FQ. Para ello se analizaron los datos antropométricos pediátricos del registro de pacientes de la Cystic Fibrosis Foundation. La desnutrición se definió por la Z-score de la relación peso/talla o Z-score del IMC (IMC-Z) ≤ -1 (percentil 15). El Grupo 1, grupo de referencia, estaba formado por sujetos con IMC-Z y Z-score de la relación peso/talla >-1; Grupo 2: IMC-Z ≤-1 y Z-score de la relación peso/talla >-1; Grupo 3: IMC-Z >-1 y Z-score de la relación peso/talla ≤-1 y Grupo 4: IMC-Z y Z-score de la relación peso/talla ≤-1. Las diferencias de grupo en la longitud para la edad-Z (LA-Z, por sus siglas en inglés) entre las edades de 2-24 meses se probaron utilizando ecuaciones de estimación generalizada. La asociación del grupo a la edad de 2 meses con IMC-Z <-1 a la edad de 6 años se probó utilizando una regresión logística ajustada por las características demográficas y de la enfermedad.

En general, se dispusieron de 163.482 mediciones antropométricas de 12.640 individuos, de los cuales el 16,8% eran discordantes para el estado de desnutrición a la edad de 2 meses. La discordancia (1,5-10%) era menos frecuente a medida que aumentaba la edad. La LA-Z fue menor en el Grupo 2 que en el Grupo 1 y el Grupo 3 entre el nacimiento y los 24 meses (p<0,05). Las probabilidades de desnutrición definida por la Z-score para la relación peso/talla a los 2 meses fueron menores para los individuos de menor estatura (OR 1,5; IC 1,4-1,6, p <0,001). El riesgo de desnutrición a la edad de 6 años fue mayor para el Grupo 2 frente al Grupo 3 (OR 1,9 frente a 1,0, p<0,001).

El estudio concluye que los lactantes con FQ clasificados como desnutridos por el IMC-Z, pero no por el Z-score para la relación peso/talla, tienen mayor riesgo de estar desnutridos en épocas venideras en la infancia. Los lactantes con un IMC bajo pero con Z-score para la relación peso/talla normal tendían a ser más bajos, lo que sugiere que el IMC puede reflejar mejor el estado de desnutrición que el Z-score para la relación peso/talla en los lactantes con menor talla.

Beatriz Martín López-Pardo

Residente de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Categorías

Congreso SEPEAP 2021