Actualidad

Gopal DP, Barber J, Toeg D. Pertussis (whooping cough). BMJ. 2019 Feb 22;364:l401

En este artículo se revisa el manejo de la tos ferina y se presenta evidencia y orientación recientes sobre la prevención a través de la vacunación.

La tos ferina es causada por una bacteria Gram negativa llamada Bordetella pertussis. La tos ferina afecta a casi 24 millones de niños menores de 5 años cada año y causa 160.000 muertes en este grupo de edad. La incidencia máxima se observa en lactantes menores de 6 meses. Se transmite a través de gotitas en el aire y es muy contagiosa. El diagnóstico a menudo se retrasa (o no se hace) ya que la tos ferina imita la presentación de una infección viral del tracto respiratorio superior y, en ocasiones, puede presentarse de forma atípica. Se estima que la vacunación ha prevenido el 78% de la mortalidad asociada a la enfermedad y 1.3 millones de muertes en todo el mundo.

No existen medicamentos que proporcionen alivio sintomático de la tos asociada a esta enfermedad. Los antibióticos eliminan la bacteria de la región nasofaríngea y reducen el riesgo de transmisión, sin embargo, no se ha demostrado que reduzcan la duración o la gravedad de la situación.

Este artículo nos deja unos puntos clave que merece la pena recordar:

  • Hay que sospechar una tosferina en pacientes con 2 semanas de tos paroxística, vómitos tras la tos, gallo inspiratorio, sin fiebre, o exposición a una persona con tos ferina confirmada.
  • La inmunización no es garantía de protección ya que la eficacia de la vacuna disminuye con el tiempo.
  • Los antibióticos dentro de los primeros 21 días de la enfermedad pueden prevenir la transmisión, pero la tos puede durar hasta tres meses y no existen tratamientos recomendados para ella.
  • Considerar el ingreso en Hospital si el paciente no está clínicamente bien o tiene menos de 6 meses de edad, ya que la mortalidad es mayor.
  • Hay que declarar los casos sospechosos y confirmados de tos ferina a las agencias locales de salud pública para iniciar medidas de control de la enfermedad.
  • Se recomienda ofrecer la vacuna contra la tos ferina a mujeres embarazadas en el segundo o tercer trimestre de embarazo, ya que puede proporcionar inmunidad pasiva a los recién nacidos y lactantes pequeños.

 

Eva Navia Rodilla Rojo
Pediatra de Atención Primaria de Salamanca

Categorías

Congreso SEPEAP 2021