Recientes

Diagnóstico de neumonía por Mycoplasma pneumoniae. Más difícil de lo que parece

Diagnóstico de neumonía por Mycoplasma pneumoniae. Más difícil de lo que parece

Meyer Sauteur P, Unger W, Van Rossum A, y Berger C. The Art and Science of Diagnosing Mycoplasma pneumoniae Infection. Pediatr Infect Dis J. 2018 Nov;37(11):1192-1195

Desde la introducción de la vacuna conjugada neumocócica, M pneumoniae es el agente bacteriano más común de neumonía de la comunidad en niños hospitalizados en Estados Unidos. Su diagnóstico debe combinar la clínica, análisis de laboratorio y la microbiología. Un diagnóstico certero podría ayudar a disminuir la elevada tasa de resistencia a macrólidos que existe por el uso extendido de estos antibióticos en determinadas poblaciones asiáticas.

Se han observado epidemias cada 3-7 años en las que el clima y la geografía no son relevantes. Una revisión de la Cochrane ha determinado que su diagnóstico no sólo puede ser basado en síntomas clínicos. Se consideran pacientes de riesgo los niños mayores de 3 años y con fiebre de más de 2 días. El síntoma más común es la tos no productiva. La presencia de clínica extrapulmonar aumenta significativamente la probabilidad de diagnóstico. Los parámetros analíticos se elevan de forma leve y la radiografía de tórax puede mostrar diferentes patrones. La no respuesta a betalactámicos en un niño con neumonía de la comunidad debe hacer considerar el diagnóstico.

Las guías actuales recomiendan serología y PCR. La PCR se considera como nuevo “gold standard” por su alta sensibilidad y la escasa necesidad de tiempo para sus resultados con respecto al cultivo (laborioso y tarda 3 semanas). Sin embargo, del 3 al 56% de los niños asintomáticos tienen una PCR positiva para M pneumoniae por lo que por si sola no es diagnóstica.

La seroconversión de anticuerpos a las 2 semanas y/o el incremento de anticuerpos más de 4 veces se considera diagnóstico. A pesar de ello, un estudio ha demostrado que tanto IgM como IgG e IgA pueden demostrarse en suero de niños con PCR positiva para M pneumoniae y que estén asintomáticos, pudiendo reflejar un contacto previo y no necesariamente la presencia de la bacteria en su tracto respiratorio.

La respuesta de la inmunidad celular (células B específicas) se postula como un método potencialmente útil para discriminar infección de colonización.

El diagnóstico definitivo de neumonía por M pneumoniae sigue siendo a día de hoy un reto.

Sheila de Pedro del Valle
Pediatra. Hospital Nuestra Señora de Sonsoles. Ávila

Últimos Tweets