Actualidad

Diferencias en las características clínicas de la enfermedad de Kawasaki entre niños mayores y menores (2015-2019): un estudio unicéntrico retrospectivo

25 Nov 2022 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Noticias

Watanabe Y, Ikeda H, Watanabe T. Differences in the clinical characteristics of Kawasaki disease between older and younger children (2015-2019): A single-center, retrospective study. J Pediatr. 2022 Oct 5:S0022-3476(22)00878-2

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36208665/

Entre las manifestaciones clínicas de la enfermedad de Kawasaki, la linfadenopatía cervical es más frecuente en los niños mayores, siendo un factor de riesgo para las anomalías de las arterias coronarias. Además, el riesgo de desarrollar estas anomalías es mayor cuanta más edad tiene el paciente.

Se realiza un estudio cuyo objetivo es investigar las diferencias en las características clínicas de la enfermedad de Kawasaki entre los niños mayores y los más pequeños. De identificarlas, puede permitir realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad y reducir las anomalías de las arterias coronarias entre los mayores. Se plantea un estudio retrospectivo que examinó a 405 niños con enfermedad de Kawasaki ingresados en el Hospital de la Universidad de Showa del Norte de Yokohama entre 2015 y 2019. Los criterios diagnósticos se basaron en las guías para el diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki de Japón.

Los pacientes candidatos se clasificaron en los grupos de mayor edad (≥3,0 años, n = 169) y menor edad (<3,0 años, n = 236). La erupción cutánea se encontró en un número significativamente menor de casos (112 [66,3%] frente a 229 [97,0%], p < 0,001 en el grupo más joven). La linfadenopatía cervical fue más frecuente en los niños mayores (153 [90,5%] frente a 165 [69,9%], p < 0,001) y en la enfermedad de Kawasaki incompleta (3 o 4 hallazgos) (34 [20,1%] frente a 25 [10,6%], p = 0,0078). El diagnóstico se retrasó más en los niños mayores (mediana: 5,0 días frente a 4,0 días, p = 0,003) que en el grupo más joven. Además, la duración de la fiebre y la ausencia de respuesta a una única inmunoglobulina intravenosa (IGIV) era significativamente mayor en el grupo de mayor edad (48 [28,4%] frente a 47 [19,9%], p = 0,0479). Aun así, no se encontraron diferencias significativas en la dilatación de las arterias coronarias, y ninguno tenía aneurismas coronarios gigantes.

Si bien presenta las limitaciones de un estudio unicéntrico retrospectivo, el estudio concluye que la enfermedad de Kawasaki debe sospecharse en niños de más de 3 años con linfadenopatía cervical y fiebre, a pesar de la ausencia de erupción cutánea. En la presentación incompleta de la enfermedad la fiebre tiende a no resolverse con una única infusión de IGIV. Es fundamental recordar que la enfermedad de Kawasaki puede ser diagnosticada sin la presencia de manifestaciones cutáneas, para así ser tratada de forma temprana y disminuir el riesgo de desarrollar anomalías en las arterias coronarias.

Beatriz Martín López-Pardo

Residente de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Banner Perlas para Residentes