Actualidad

Semaglutida una vez por semana en adolescentes con obesidad

2 Dic 2022 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Noticias

Weghuber D, Barret T, Barrientos-Pérez M et al. Once-Weekly Semaglutide in Adolescents with Obesity. N Engl J Med. 2022 Nov 2.
doi: 10.1056/NEJMoa2208601
https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2208601

Una dosis semanal de 2,4 mg de semaglutida subcutánea, un agonista del receptor del péptido 1 similar al glucagón, se usa para tratar la obesidad en adultos, pero falta una evaluación del fármaco en adolescentes.

En este ensayo doble ciego, de grupos paralelos, aleatorizado, controlado con placebo, se reclutaron a adolescentes (12 a <18 años de edad) con obesidad (un índice de masa corporal [IMC] en el percentil 95 o superior) o con sobrepeso (un IMC en el percentil 85 o superior) y al menos una condición coexistente relacionada con el peso. Los participantes fueron asignados al azar en una proporción de 2:1 para recibir semaglutida subcutánea una vez a la semana (en una dosis de 2,4 mg) o placebo durante 68 semanas, además de una intervención en el estilo de vida. La variable principal fue el cambio porcentual en el IMC desde el inicio hasta la semana 68; la variable secundaria de confirmación fue la pérdida de peso de al menos un 5% en la semana 68.

Un total de 201 participantes fueron aleatorizados y 180 (90%) completaron el tratamiento. Todos los participantes, excepto uno, tenían obesidad. El cambio medio en el IMC desde el inicio hasta la semana 68 fue -16,1% con semaglutida y 0,6% con placebo (diferencia estimada, -16,7 puntos porcentuales; intervalo de confianza [IC] del 95%, -20,3 a -13,2; P<0,001). En la semana 68, un total de 95 de 131 participantes (73%) en el grupo de semaglutida tuvieron una pérdida de peso del 5% o más, en comparación con 11 de 62 participantes (18%) en el grupo de placebo (odds ratio estimado, 14,0; IC del 95%, 6,3 a 31,0; P<0,001). Las reducciones en el peso corporal y la mejora con respecto a los factores de riesgo cardiometabólicos (circunferencia de la cintura y niveles de hemoglobina glucosilada, lípidos [excepto colesterol de lipoproteínas de alta densidad] y alanina aminotransferasa) fueron mayores con semaglutida que con placebo. La incidencia de eventos adversos gastrointestinales fue mayor con semaglutida que con placebo (62% vs. 42%). Cinco participantes (4%) en el grupo de semaglutida y ningún participante en el grupo de placebo presentaron colelitiasis. Se informaron eventos adversos graves en 15 de 133 participantes (11%) en el grupo de semaglutida y en 6 de 67 participantes (9%) en el grupo de placebo.

Por tanto, entre los adolescentes con obesidad, el tratamiento una vez por semana con una dosis de 2,4 mg de semaglutida más una intervención en el estilo de vida resultó en una mayor reducción del IMC que la intervención en el estilo de vida sola.

Javier López Ávila

Urgencias de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Banner Perlas para Residentes