Trastorno específico del lenguaje, ¿podemos anticiparnos?

Font-Jordá A, Gamundí A, Nicolau MC, Aguilar-Mediavilla E. Uso del índice digital D2:D4 como indicador biológico del trastorno específico del lenguaje. An Pediatr (Barc).2018;89(6):361-368

El índice D2:D4 es el cociente entre la longitud de los dedos índice y anular. Se considera un marcador indirecto de la androgenización durante el primer trimestre de la gestación. A mayor exposición los varones tienen un índice más bajo y las mujeres más alto. Geschwind y Galaburda relacionaron la mayor exposición a la testosterona prenatal con una mayor incidencia del trastorno del lenguaje y aprendizaje en varones que en mujeres. Se han desarrollado diversos estudios en esta línea con resultados contradictorios en relación no sólo con el sexo de los sujetos, sino también en lo referente a diversas comorbilidades o nivel cognitivo. Todo esto nos da una idea de una posible relación no lineal en la que cabe la necesidad de más estudios.

Los niños diagnosticados de Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) son los candidatos idóneos para la realización de hipótesis. Encontrar un marcador biológico no invasivo como el índice D2:D4 ayudaría a un diagnóstico e intervención precoz en este sentido. El objetivo de este estudio fue comparar el valor del índice digital D2:D4 de la mano derecha entre sujetos con TEL y con desarrollo típico del lenguaje, describir dificultades de conducta asociadas al trastorno del lenguaje y establecer si modelos de conducta agresiva se correlacionan con el índice digital. Se incluyeron 33 niños de 5 a 8 años, 15 con TEL y 16 controles, todos ellos varones. Poseían características corporales y nivel socioeconómico similar. Se evaluaron con test clínicos aspectos del lenguaje (CELF-4 [Clinical Evaluation of lenguaje fundamentals-4 Spanish Edition]) y de la conducta (BASC [Sistema de Evaluación de la conducta en niños y adolescentes]). La medición del índice digital se realizó mediante imagen por escáner.

En este estudio se correlacionó de manera negativa el índice digital con el desarrollo del lenguaje. Sin embargo, no se encontró ninguna relación entre éste y las posibles características conductuales desadaptativas de los sujetos. En concreto, una menor exposición intrauterina a la testosterona parece guardar relación con la probabilidad de desarrollar TEL, pero sin problemas cognitivos y con afectación fundamental del componente morfosintáctico. Los niños con TEL tendrían menos habilidades sociales, más problemas de atención, mayor tendencia a la somatización y menos habilidades adaptativas siendo esto una consecuencia de los efectos de una menor competencia lingüística y no de la influencia del nivel de testosterona gestacional. No se demostraría una tendencia a la agresividad ni hacia la conducta problema en ellos.

Las limitaciones del estudio son evidentes. Se trata de un grupo reducido de escolares, sin población femenina y sin niveles documentados hormonales en las gestaciones.

Sheila de Pedro del Valle

Pediatra. Hospital Nuestra Señora de Sonsoles. Ávila

Últimos Tweets