Actualidad

Informes recientes de parechovirus humano (PeV) en los Estados Unidos—2022

1 Dic 2022 | Actualidad, Actualidad Grupo de Trabajo Actualizaciones Bibliográficas, Noticias

Recent Reports of Human Parechovirus (PeV) in the United States—2022

https://emergency.cdc.gov/han/2022/han00469.asp

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han emitido un aviso en julio de 2022 para informar a los médicos y departamentos de salud pública que el parechovirus (PeV) está circulando actualmente en los Estados Unidos desde mayo del 2022, provocando en varios estados infecciones por PeV en recién nacidos y lactantes pequeños.

Se recomienda a los médicos que incluyan el PeV en el diagnóstico diferencial de los lactantes que presenten fiebre, sepsis-like o enfermedad neurológica (convulsiones, meningitis) sin otra causa conocida, y que realicen pruebas de PeV en niños con signos y síntomas compatibles. Están disponibles ensayos de laboratorio comerciales y plataformas múltiples para meningitis y encefalitis que analizan el líquido cefalorraquídeo (LCR) en busca de PeV para confirmar el diagnóstico.

Hasta la fecha, todas las muestras positivas de PeV analizadas y tipificadas en los CDC eran del tipo PeV-A3. Debido a que actualmente no existe una vigilancia sistemática de PeV en los Estados Unidos, es posible que el aumento de las pruebas haya llevado a un mayor número de diagnósticos de PeV en comparación con años anteriores.

Los parechovirus humanos (PeV), miembros de la familia Picornaviridae, son patógenos infantiles comunes asociados con diversas manifestaciones clínicas, que van desde asintomáticos o síntomas leves hasta enfermedades graves. PeV comparte la misma familia taxonómica con enterovirus. Hay cuatro especies, de las cuales solo se sabe que PeV-A causa enfermedades en humanos. PeV-A tiene múltiples tipos: PeV-A3 se asocia con mayor frecuencia con enfermedad grave. Los síntomas como infección del tracto respiratorio superior, fiebre y erupción cutánea son comunes en niños entre 6 meses y 5 años, y la mayoría de los niños se infecta cuando comienzan la guardería. Sin embargo, en lactantes menores de 3 meses, puede ocurrir una enfermedad grave, que incluye una enfermedad similar a la sepsis, convulsiones y meningitis o meningoencefalitis, particularmente en menores de 1 mes. El análisis del LCR en lactantes con PeV muestra a menudo pocos o ningún leucocito. Puede ocurrir retraso del desarrollo neurológico a largo plazo, aunque no es frecuente. No existe un tratamiento específico para la infección por PeV.

Tanto los individuos infectados sintomáticos como los asintomáticos pueden transmitir PeV a través de las vías feco-oral y respiratoria. La diseminación del tracto respiratorio superior puede ocurrir durante 1-3 semanas y del tracto gastrointestinal hasta 6 meses después de la infección. El período de incubación es desconocido. Los PeV están muy extendidos y circulan por todo el mundo. Algunos tipos muestran una clara estacionalidad de finales de verano y otoño, similar a los enterovirus. Se ha visto que PeV-A3 demuestra un patrón cíclico con picos que ocurren cada dos años.

Por tanto, se recomienda que los médicos tengan en cuenta que los PeV circulan en verano y otoño. Y en ausencia de un patógeno identificado, consideren la infección por PeV en un recién nacido o lactante que presenta fiebre, síndrome similar a la sepsis o signos de afectación neurológica. Se deben recoger muestras de LCR, sangre, heces e hisopados de orofaringe o nasofaringe.

Javier López Ávila

Urgencias de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca

Banner Perlas para Residentes